HAY QUE LEVANTAR AL CIELO LA MIRADA

Seguiremos la aspiración de los antiguos sabios

   La sabiduría antigua relacionó, con gran intuición, el devenir celeste con el acontecer terrestre. Siguiendo pues su proyección de pensamiento, veremos que las conciencias planetarias, manifiestas en el Cuadro 1, generan el guion que se representa en el escenario de nuestras vidas.

undefined

Cuadro 1. Las conciencias planetarias “escriben” el guion de una gran obra que nosotros representamos en la Tierra.

   Una visión más profunda del Universo y de la Humanidad se obtiene con el Alfabeto del Pensamiento (AP), cuya naturaleza es universal, y que tiene confirmación científica en la Teoría Física de Supercuerdas. Se encuentra desarrollado en el libro Alfabeto del Pensamiento y Cosmosociedad (APyCS), de 510 páginas, que tiene descarga gratuita en mi página Web. En el enlace Blog Cosmosociedad se encuentra publicado este artículo, cuya naturaleza es, por tanto, distinta a la del libro:

www.cosmosociedad.es/blog/

   Otro libro anterior al APyCS, “Caos Humano y Alfabeto del Pensamiento. Salvar la Tierra”, sirvió como bibliografía básica para la asignatura del mismo nombre con 4,5 créditos. Fue impartida como materia de Libre Elección de Universidad y recibí una cálida carta de felicitación del Rector, como consecuencia de las encuestas muy favorables de los alumnos.

   Trato pues diversos temas referentes a la condición humana en el Universo, como es en el caso de los libros y de todos los artículos ya publicados, cuyos temas son los siguientes: Dios, AP y Ciencia, Libertad Esencial y Mensaje Cósmico; la Libertad Esencial se alcanza cuando la Mente Purificada escucha el Mensaje Evolutivo del Cosmos; Qué es el Alfabeto del Pensamiento; Futuro Esperado del Sars-Cov-2; Dinero y Bancos en la actualidad y en la Cosmosociedad; Los Personajes que crea yo como ideales suyos; La Necesidad de Discernimiento en la Política y la Sociedad, etc. Todos ellos están motivados en el Alfabeto del Pensamiento.

Objetivos y método de este artículo

   El objetivo inicial de este artículo es recuperar para el lector aquel mundo Cielo-Tierra de la antigüedad, marginado ahora por las costumbres y creencias existentes, pero ampliándolo y matizándolo con los conocimientos actuales; se trata de unificar el Cielo con la Tierra. Alcanzaremos además el segundo objetivo, sabremos: quién se es y qué se es. Ambos objetivos permitirán reorientar y asentar nuestras vidas.

   El método expositivo que se seguirá es mostrarle inicialmente al lector diversas manifestaciones de la relación Cielo-Tierra para ir acercándole más y más a los objetivos propuestos, que emergerán al final del artículo. La redacción mantiene exposición caótica, como así también se expresa la Naturaleza. Puede ser difícil entonces la lectura si se hace con la lógica lineal racional o para acumular información en la mente.

ÍNDICE

1. LA TIERRA NO ES UN CUERPO AISLADO EN EL CIELO.

1.1. El cuerpo humano en el Sistema Solar

1.2. Los cuerpos celestes están conectados

2. MANIFESTACIONES DEL CIELO EN LA TIERRA.

2.1. Referencias históricas de la encarnación de las conciencias planetarias en la vida humana

2.2. El homínido expresa con su comportamiento las conciencias planetarias que encarnan en él

3. LA OPOSICIÓN DE LA TIERRA A LA PENETRACIÓN DEL CIELO EN SU SENO.

3.1. Leyes terrestres frente a leyes cósmicas

3.2. La oposición de la onda terrestre a la onda celeste

3.3. La encarnación de la conciencia planetaria de Saturno en la Tierra, conocida como Diablo

4. LAS TRES TRÍADAS QUE FORMAN LOS PLANETAS, SUS SÍMBOLOS Y SU ENCARNACIÓN.

4.1 Los planetas y sus símbolos

4.2. Sus concreciones en el consciente personal humano

4.3 Pensamiento único o cualidad con la que se expresa cada conciencia planetaria

5. LOS DESCUBRIMIENTOS PLANETARIOS Y SU INCIDENCIA EN LA MENTE COLECTIVA.

5.1. El Descubrimiento del Planeta Plutón y su repercusión social

5.2. El Descubrimiento del Planeta Neptuno y su repercusión social

5.3. El Descubrimiento del Planeta Urano y su repercusión social

5.4. Prognosis fundada en dichos planetas

6. INTERPRETACIÓN DE LAS CONCIENCIAS PLANETARIAS.

6.1. Interpretación de las Dimensiones Personal y Social

6.2. Interpretación de la Dimensión Cósmica

7. VISIÓN DE LA HUMANIDAD DESDE LAS TRÍADAS PLANETARIAS.

7.1. Las Consumaciones del Liberalismo, del Comunismo y del Nacionalsocialismo

7.2. El despertar de la Luna

8. LA COMUNIÓN ENTRE LAS CONCIENCIAS PLANETARIAS Y LA HUMANIDAD.

8.1. Las conciencias planetarias se comunican directamente con los homínidos

8.2. Objetivos alcanzados

---------------------------------------------------------------------

1. LA TIERRA NO ES UN CUERPO AISLADO EN EL CIELO.

   Lo que tenemos bajo nuestros pies, y pisamos con olvido, es un planeta que está integrado en el Cosmos; ¡no es nuestro! Los indios de la costa Este de USA decían, con gran sabiduría, que la tierra ni se compra ni se vende.

1.1. El cuerpo humano en el Sistema Solar

   Nuestro cuerpo flota en el espacio, sobre la Tierra, junto a otros que llenan el Cielo y que nos acompañan en nuestro devenir cósmico.

El cuerpo material flota en un espacio vacío.

   Estamos acostumbrados a vernos en un cuerpo sólido y “macizo”; pero éste es físicamente un espacio vacío. En realidad es un sistema compuesto por la agregación de los sistemas atómicos de los diferentes elementos químicos que lo integran: Hidrógeno, Oxígeno, Carbono, etc. Nuestro cuerpo es realmente vibratorio. Esto explica que nos guste lo que vibra, como la música y el baile, el amor, la belleza, etc. Buscamos, de hecho, experiencias vibratorias.

      El cuerpo es entonces un sistema corpuscular extendido en un espacio casi vacío. Vibra entre dos sistemas: el atómico, que lo forma, y el solar, que lo contiene. De acuerdo con la Teoría General de Sistemas podemos trasladar relativamente los fenómenos del Sistema Atómico a los del Sistema Solar y en suma al Sistema Humano. Lo representamos figuradamente en el Cuadro 2.

undefined
Cuadro 2. Enlace entre los sistemas atómico, solar y humano.

Somos jinetes a caballo terrestre

   La “empatía” más sorprendente de Sistemas es la que existe entre el Carbono, número 6 de la Escala Periódica, y el planeta Saturno, número 6 del Sistema Solar. En base a las estructuras que genera el Carbono emerge el germen de la vida y, según el pensamiento antiguo, la conciencia planetaria de Saturno estructura la vida terrestre.

   La correspondencia entre los sistemas solar y atómico se confirma en base a los dos movimientos de la Tierra. El giro de la Tierra con respecto a sí misma tiene relación con el del “spin” del electrón y su traslación alrededor del Sol la tiene con la del electrón alrededor del núcleo, según esta teoría. Como nosotros estamos sobre la Tierra, lo que le acontece a ésta nos está ocurriendo a nosotros; somos jinetes a caballo terrestre.

1.2. Los cuerpos celestes están conectados

   Todos los cuerpos y planetas del sistema solar no sólo son atraídos por el Sol, sino que también se atraen entre sí. La fuerza perturbadora es más significativa cuando hay alineación entre el Sol, la Tierra y un conjunto de planetas. Como ejemplo más directo tenemos el de los eclipses de Sol y de Luna. No nos puede pues extrañar que los antiguos sabios consideraran particularmente las influencias en la vida terrestre de los eclipses y de las grandes conjunciones planetarias.

   La Tierra además tiene los dos movimientos siguientes de su eje de rotación: Precesión y Nutación. Son consecuencia de que la Tierra no es esférica, ya que las influencias gravitatorias del Sol, la Luna y los planetas actúan achatando su masa por los Polos. Todo esto nos dice, en suma, que la Tierra está poderosamente influenciada por el Sistema Solar, que genera la vida en ella.

2. MANIFESTACIONES DEL CIELO EN LA TIERRA.

   Después de haber visto anteriormente la integración Cielo-Tierra, mostraremos algunas manifestaciones conocidas del Cielo en la Tierra:

2.1. Referencias históricas de la encarnación de las conciencias planetarias en la vida humana

   Los antiguos sabios descubrieron cómo encarnan las conciencias planetarias en los homínidos. A cada una de ellas le corresponde un área específica del comportamiento, del cuerpo y del pensamiento humano. En el arte plasmaban la comunicación entre los dioses o arquetipos planetarios, derivados de aquéllas, y estos mismos encarnados en los homínidos, como una unión pretendidamente integrada del Cielo con la Tierra.

   A Michel de Nostradamus, Doctor por la Universidad de Montpellier, le visitaban dos Reyes de Francia: Enrique y Carlos IX; este último le nombró consejero en su corte. Después de publicar algunas de sus famosas centurias, fue recibido por el Papa Paulo IV. Este Papa fue inquisidor en su juventud, así que tendría en alta consideración la obra de Michel para decidir recibirle.

   La consulta al Cielo para temas diversos fue muy común en las cortes de los reyes. Este es el caso en España de la de Alfonso X el Sabio. Es muy singular también, que Miguel de Cervantes ponga en boca de D. Quijote palabras de reconocimiento hacia las influencias celestes. J. Kepler, figura clave en la revolución científica del S.XVII, trasladaba sus descubrimientos astronómicos al acontecer humano presente y futuro.

2.2. El homínido expresa con su comportamiento a las conciencias planetarias que encarnan en él

La observación directa de las conciencias planetarias encarnadas

   He conocido personas, con mucha sensibilidad, que pueden saber observando directamente a un homínido, el lugar del Sol e incluso la situación de la Luna en el día de su nacimiento, sin conocer su fecha. Lo hacen simplemente a través de los rasgos físicos, de su comportamiento y de cómo se expresa el nativo, sin más. Estas características coinciden, según la tradición, con las manifestaciones atribuidas a las conciencias planetarias encarnadas. ¡Lo que se piensa que es se comprueba así que es!

   Hace tiempo que yo mismo tenía aquella capacidad con gran cantidad de aciertos. Si los arquetipos planetarios son “visibles” en nosotros, esto es una prueba irrefutable de que somos su encarnación, lo que se muestra en el Cuadro 3, en la que incluso los brazos tienen trazado ondulatorio.

   Ahora bien hay desarraigo entre el arquetipo original y éste mismo encarnado, que es el homínido, es decir, nosotros. Aquél aumenta porque el homínido crea un yo con el que se identifica, como cuando dice: yo leo, yo canto, yo voy, a mí me gusta, etc. El homínido se convierte en este yo, señalado en el Cuadro 3, que está separado del yo interno que reamente se es.


undefined
Cuadro 3. Encarnación del mensaje cósmico en la especie humana.

3. LA OPOSICIÓN DE LA TIERRA A LA PENETRACIÓN DEL CIELO EN SU SENO.

   La conciencia planetaria terrestre Gaia se abre paso queriendo existir, pero lo hace sumida en un diálogo permanente con el Cielo, que no acaba de entender y al cual le muestra su oposición desde el origen de la vida.

3.1. Leyes terrestres frente a leyes cósmicas

   Los planetas van variando continuamente sus posiciones a lo largo de sus órbitas. Envían así sus “mensajes de cambio permanente”, que son recibidos por la vida terrestre impulsándola a evolucionar según las leyes cósmicas, de las que están, no obstante, desviadas.

   Se produce pues un diálogo constante, de sordos, ente los dioses planetarios y los homínidos, que tan bien expresaron los griegos en todas las artes. Esto también es lo que ocurre entre la célula y los virus que son los portadores del mensaje cósmico evolutivo, como explico en otros artículos.

   Se expresa bien aquella comunicación discrepante en la oración cristiana del Padre Nuestro: “…Hágase tu voluntad así en la Tierra como en el Cielo...”. Se supone pues un homínido, cuya vida terrestre está separada del Cielo. Si reza, desde esa separación mantenida, será en vano; no puede ser escuchado por Dios. Solo habla con un falso dios que él ha creado en su mente.

   Lo que sigue a continuación ha sido explicado con mayor detalle en otros artículos, pero se resume en los dos puntos siguientes 3.2 y 3.3 de acuerdo con el método que seguimos para alcanzar los objetivos de este otro artículo:

3.2. La oposición de la onda terrestre a la onda celeste

   En el cuadro interno del Cuadro 4 se ve bien lo que estamos exponiendo. Expresa la supremacía de la onda celeste, manifiesta por el dios solar Apolo (Sol), sobre la onda terrestre expresada por el dios terrestre Pan.

undefined
Cuadro 4. La supremacía de la onda celeste sobre la terrestre.

   Hay un concurso musical y lo gana Apolo (dios Sol) con su lira, o instrumento musical “angélico”, que lleva en la mano. Pan con la flauta, símbolo fálico, es el perdedor. Como resultado Pan le pone a Apolo la corona circular eclíptica, que representa el poder generador del Sol sobre la vida en la Tierra y que se transmite por las conciencias planetarias.

3.3. La encarnación de la conciencia planetaria de Saturno en la Tierra como Diablo

   La conciencia planetaria encarnada de Saturno es conocida como Diablo; reina en todas las sociedades terrestres y desde ese poderío tienta a Jesús de Nazaret en el desierto: “…Yo te daré todos los reinos del mundo y su gloria si de hinojos me adorares…”. Esta idea la tiene que ver muy claramente con el yo que creemos ser, que es con el que nos identificamos.

   Dice el ángel Iblis (Diablo) a Alá en el Corán: “Porque me extraviaste embelleceré las malas acciones de los homínidos en la Tierra y los extraviaré a todos, a excepción hecha de quienes entre ellos, sean tus servidores devotos”. Si esto lo entendiera el terrorista islámico saldría de ese engaño.

   Se ve en el Cuadro 5, que la onda terrestre, representada simbólicamente por la serpiente enroscada en el árbol, la cual se mueve como una onda sobre el suelo terrestre, aguarda ya desde el principio, para “abrazar” a la onda celeste del ángel o conciencia planetaria de Saturno, que desciende desarraigado del Cielo para contribuir a la generación de la vida terrestre.

undefined

Cuadro 5. La encarnación de Iblis o Saturno como Diablo en la Tierra.

   El Diablo, como derivado de Saturno, es un arquetipo más en el Inconsciente Colectivo de la Humanidad. Su función consiste, como regente del Bien y del Mal Terrestres, en orientar al homínido hacia el Cielo Cósmico de su Padre Urano, sometiéndole a pruebas generalmente dolorosas cuando el homínido se desvía del mensaje cósmico de su Padre.

   El Demonio, en cambio, ha sido creado por el homínido en la Mente Colectiva. Tiene, por tanto, toda la información de la Humanidad, por lo que es infructuoso y temerario dialogar con él. Arrastra al homínido exclusivamente hacia los temas terrestres, incluso embelleciéndolos, ¡no hay Cielo! Se muestra como Lucifer ("Bien") y como Satán ("Mal"), embelleciendo el tema terrestre que le propone al homínido.

   El Papa Francisco se refiere con espanto y temor a las tentaciones que le somete el Demonio. Las describe como muy engañosas y constantes, pero esto que le ocurre a él es extensivo para todos los homínidos; se puede decir que la Humanidad está Demonizada.

   Siempre que se vivan fenómenos en los que solo hay “tierra” para reparar lo que la “tierra” misma ha provocado, ahí está el Demonio. Cuanto más bello sea el fenómeno reparador más bella es su presencia cautivadora dando soluciones a lo que él mismo ha inducido en los homínidos. En el ejemplo del Papa, éste tiene que concentrarse en la Purificación de la Humanidad y el Demonio se alejará de él, incluso con una sonrisa. ¡Solo hay AMOR!

Por qué existe aquella distorsión original

   Parece ser que la vida terrestre es como es y que no puede ser de otra manera. La distorsión original de la onda celeste en su conexión con la onda terrestre podría ser originada por las siguientes causas: 1) Magnetismo de la Tierra; 2) que la Tierra no es redonda, es un esferoide; 3) por el simple principio de Acción del Cielo y Reacción de la Tierra; 4) puesto que la Tierra ocupa el tercer lugar en el Sistema Solar recibe de forma desviada las fuerzas originales planetarias, que sí se comunican en equilibrio respecto al Sol Central.

   Obsérvese también que, respecto de la Tierra, los cuerpos planetarios Sol, Mercurio y Venus son opuestos respectivamente a Saturno, Júpiter y Marte. En cambio, los planetas Plutón, Neptuno y Urano no tienen planetas opuestos; se proyectan pues más allá del Sol, donde impera el espacio cósmico.

   La vida, tal y como es ahora, desaparece con la influencia de aquellos tres planetas cósmicos, que transforman al homínido terrestre en Hombre Cósmico. Éste no es visto ya en el planeta Tierra, exclusivamente como Tierra, sino en ésta como un lugar del Cosmos. Éste es el siguiente paso evolutivo del hombre, tras haberse sido descubiertos aquellos planetas, lo que veremos con mayor detalle en el Apartado 5.

Conciencia del Sistema Solar, Brahman, Atman y Hombre

   Si incluimos al planeta enano Xena (Eris) descubierto en 2.005, dentro del Sistema Solar, sería éste entonces asimilable al átomo del gas noble Neón con 10 electrones. Éste manifiesta una conciencia atómica propia, que es la misma sea cual sea la posición de sus electrones y que le caracteriza.

   Podemos decir entonces que el Sistema Solar de diez planetas sería entonces asimilable a una Conciencia Solar Invariable (Brahman o Ser Universal) que se expresa siempre el mismo en cada una de sus posiciones en el espacio (Atman o Ser Individual), desde las cuales encarna en el nativo. En este sentido se puede decir que todos somos creados igualmente por la misma Conciencia Solar, pero no que seamos iguales ya que lo hace desde posiciones diferentes en el espacio.

4. LAS TRES TRÍADAS QUE FORMAN LOS PLANETAS, SUS SÍMBOLOS Y SU ENCARNACIÓN.

   Continuamos con nuestro método de ir acercando el entendimiento de las conciencias planetarias, para que se vivencie libremente y con esperanza de integración la relación Cielo Planetario con la Tierra. Podremos experimentar entonces que sus puntitos luminosos sienten-piensan-aman y que hay que recuperar su mensaje con su naturaleza original, antes de encarnar desviadamente.

4.1 Los planetas y sus símbolos

Los planetas se disponen en tres tríadas

   Nos apoyamos inicialmente en el Cuadro 6, en el que las tríadas de planetas formadas en relación con la Tierra, se hacen corresponder con 3 Dimensiones de la Conciencia Humana. Existe además la Dimensión Absoluta, pero ésta no se manifiesta con ningún planeta, sino con Perséfone, que citaremos posteriormente.

undefined
Cuadro 6. Las tres tríadas de planetas en relación con la Tierra.

Los símbolos de los planetas

   Aparecen también en el Cuadro 6 los símbolos de los planetas. Estos no son caprichosos o improvisados, sino que tienen una dilatada tradición histórica. Todos se componen con las tres figuras siguientes: el Círculo representa el Espíritu; el Semicírculo el Alma; la Cruz a la Tierra o Materia. También son los símbolos respectivamente de las tres religiones bíblicas: Judaísmo (Estrella de David Circular), Islam (Semicírculo) y Cristianismo (Cruz).

   Veamos un ejemplo con el símbolo del planeta Plutón, que representa al hombre integral, que así accede a la Dimensión Cósmica. En efecto, el Espíritu ilumina el Alma, que la difunde en la Materia; es también el Símbolo del Grial y el de la Eucaristía. El símbolo del Sol es bien sencillo, el punto interior es el hombre y el círculo es el del Sol; es la representación que se crea en el espacio abierto del mar, pues somos siempre el centro del horizonte aunque nos desplacemos. Observemos que en el signo de Venus el espíritu está sobre la materia, lo que representa una llamada de reflexión para los movimientos feministas que lo utilizan como símbolo. Perséfone la representamos con dos símbolos: el de nuestro Universo es Real y es Virtual el del Universo Paralelo.

4.2. Sus concreciones en el consciente personal humano

   Sus concreciones han sido deducidas y exploradas a lo largo de la Historia; se encuentran pues muy comprobadas y contrastadas por la experiencia, aunque con escaso fundamento científico. Añadimos, no obstante, que los antiguos y los recientes astrónomos, hasta la Revolución Científica, sí ahondaron en la relación Cielo-Tierra.

La naturaleza vibratoria de los arquetipos

   Tenemos además el ejemplo de la luz en la Mecánica Cuántica con el experimento de la doble rendija. Se comprueba que la luz tiene naturaleza ondulatoria y corpuscular. Asimilamos la onda a la vibración de los arquetipos planetarios que encarnan. El corpúsculo fotón, es comparable a los homínidos encarnados.

   La tragedia es que aquellos ni son humanos ni son dioses. Los arquetipos no son ni corpóreos ni humanos, aunque así se expresan en la Mitología para transmitirlos a los homínidos de una forma sencilla. Tienen naturaleza vibratoria y se propagan como ondas.

Ejemplos de la naturaleza vibratoria de los arquetipos

- SOL: Se siente el calor y la protección personal de alguien.

- LUNA: Nos emociona el afecto maternal.

- MERCURIO: Vibra entre las diversas alternativas que aparecen para elegir una de ellas.

- VENUS: Nos agita en el instinto sexual.

- SATURNO: Nos incubamos en su acogida y en su organización social.

- MARTE: Nos impulsa hacia el acto sexual para realizarlo.

- JÚPITER: Vibra como jerarquía en el desarrollo de la organización social.

- PLUTÓN: Cuando hace eclosión en nosotros una substancia mental bañada por una explosión de energía ilimitada, se propaga su Energía Cósmica.

- NEPTUNO: Si nos desprendemos de las ligaduras terrestres y entramos en comunión con el Universo, nos envuelve su Amor Cósmico.

- URANO: Cuando desbordamos las fronteras sociales de Saturno y resucita en nosotros la individualidad, que realmente se es, nos invade la libertad que es libre de condicionamientos, iluminada por su Inteligencia Cósmica.

- PERSÉFONE: Si se ve que cada secuencia del abanico espacio-tiempo es una proyección del espacio absoluto, nos sonríe con su rostro de 4 Lunas. La vemos con su madre Deméter en el Cuadro 7.

undefined
Cuadro 7. Imágenes de la Dimensión Absoluta.

4.3 Pensamiento único o cualidad con la que se expresa cada conciencia planetaria

   Existen múltiples y variadas interpretaciones para conocer la cualidad que transmiten los planetas. Así que me propuse encontrar un pensamiento único que las expresara. Esto se consiguió por su relación con el AP y con las aportaciones científicas de la Astrofísica y de la Teoría General de Sistemas, pero apoyadas en la mirada directa al Cielo. Presentamos seguidamente a los planetas junto con la cualidad que los expresa, que aparece en itálica con signo - y +.

Dimensión Personal

Sol+: Ideal+. Es el centro del sistema solar. Apolo (femenino) y sobre todo Hércules (masculino) son sus dos arquetipos humano-divinos. Su luz sobre la Luna nos da, por medio de sus diversas caras, la Idea- del Sol.

Hay pues luz del Sol-solar (+) y luz del Sol-lunar (-).

Mercurio: Enlaza+ con el Sol y lo Verifica- para ser trasmitido; su corteza está hecha de materiales metálicos. Como dios, es el mensajero de los dioses. Es el que transmite la inspiración divina al profeta. En todo aquello que tenga comunicación o alternativas a elegir, ahí vibra Mercurio.

Venus: La idea verificada por Mercurio tiene Unión+ con o sin Estabilización- con el silencio en Atención de la Tierra. Su sexualidad de atracción es especialmente acogida por la Luna para llegar finalmente a la procreación.

El planeta tiene movimiento retrógrado, como ocurre con su padre mitológico Urano; la diosa Venus se abre así al Amor Cósmico de su padre celeste, que se manifiesta finalmente como amor humano en la Dimensión Personal.

Dimensión Social

Saturno: La vista Avanza+ hasta sus satélites y encuentra allí su Límite- de visión. Le corta los testículos generadores de “hijos” en la Tierra a su padre Urano, de acuerdo con su madre Gea, que estaba cansada de parir a los hijos de Urano. Muchos de ellos eran monstruos porque nacían sin el necesario control y orden terrestre. Saturno pone precisamente orden y organización en la encarnación del Cielo en la Tierra.

Se forma pues un cielo con su límite en los anillos de Saturno, que gobierna lo que acontece en la Tierra. Más allá de los anillos está el cielo de Urano. Éste transmite las leyes cósmicas, pero para que lleguen a la Tierra tienen que ser adaptadas por su hijo Saturno; normalmente de manera diabólica según el juego existencial del Bien y del Mal Terrestres, en los cuales gobierna.

Júpiter: Es una protoestrella, pues con solo una masa 200 veces mayor hubiera sido una estrella; marca pues jerarquía con el Sol. Habiendo desterrado a su padre Saturno (Diablo) con cadenas, es el creador de las formas de vida. Recoge: con Involución+ la ley cósmica creadora (divina), que es la que tendría que inspirar a las religiones, y con Evolución- la emanación de las leyes terrestres generadas, que son investigadas por la Ciencia.

La Religión se inspira y toma como Dios a la conciencia planetaria de Júpiter, que las jerarquiza y organiza (Saturno). La visión divina más allá de la jupiteriana se adquiere con la Tríada Cósmica. Júpiter es equivalente a Yahvé-dios y el Padre o Dios Creador lo es a Urano. Sus equivalencias en el Hinduismo son respectivamente con Saguna-Brahman y Nirguna-Brahman.

La relación entre Júpiter y Saturno, que son planetas contiguos, es la que de hecho ocurre entre el Parlamento (Júpiter) y el Gobierno (Saturno) con la sociedad que éste gobierna. Esto explica también la supremacía del Derecho en el Estado de Derecho.

Marte: Hace Retroacción+ con Venus uniéndose sus imágenes reales a las virtuales del otro, pues están en la misma situación opuesta relativa respecto de la Tierra. Venus no está sola, sino unida por retroacción con la imagen virtual de Marte.

Se decía en el Olimpo que a aquellos dioses les envolvía una red, de la que no podían desenredarse. Mira con Desintegración + al desintegrado Cinturón de Asteroides, que por Retroacción lo aplica a lo que se le opone. Regía pues al guerrero, a la ofensiva, a la defensa de Venus como paz y atracción, etc.

Es necesaria la Purificación de los fenómenos terrestres que se han acumulado como consecuencia de vivir desviadamente las Tríadas Personal y Social, para realizar el tránsito a la Dimensión Cósmica.

Dimensión Cósmica y Dimensión Absoluta

Plutón: No está contenido en la Eclíptica, pues su órbita es muy excéntrica. “Subido” al planeta se hace Eclosión+ al Cosmos, lo que implica en el hombre la Transubstanciación- de su conciencia.

Es el rey de lo profundo, “más allá de” la Tierra. Junto a su compañera Perséfone reina en el Infierno o lugar de purificación de los arquetipos encarnados, que retornan al cielo original al morir el homínido.

Neptuno: A su orilla, como último planeta eclíptico, está el “más allá de” la Comunión+ galáctica de sistemas solares. Es necesario entonces el Desprendimiento- de lo que particulariza a nuestro sistema solar.

Según la Mitología, todos los hijos del dios Neptuno son crueles; esto es, el Amor Cósmicos es cruel con la personalidad humano-terrestre, lo que el homínido no quiere entender. Sí que lo mal adapta a sus fantasías y lo encadena en las sectas y en la drogadicción.

Urano: Crea un cielo gravitatorio singular pues su eje de rotación es perpendicular a la Eclíptica y él y algunas de sus lunas tienen movimiento retrógrado. Hay pues una Individuación+ que hace Resurrección-.

Con los otros dos planetas posteriores forma un ciclo conjunto de traslación alrededor del Sol que es Consumación- del sistema solar. “Más allá” están los otros sistemas de la galaxia a los que hay que abrirse para ver en lo absoluto.

Perséfone: Creo que Perséfone es un pequeño agujero negro, de los que, según S.W.Hawking, se produjeron después del Big-bang. Su símbolo tiene 4 Semilunas, una para cada Dimensión de la Conciencia Humana. Representa pues la 4ª Dimensión, de donde nacen las 4 dimensiones del “Universo Espacio-Tiempo, en cuyo seno flotamos.

Según la Mitología Perséfone, o semilla virgen, es raptada por Plutón, para reinar con él en lo profundo y emerger como espiga. Su madre Ceres, reina de la Agricultura, presencia el rapto “consentido”, pues no interviene.

Se queja después a Júpiter, hermano de Plutón; pero aquél le contesta diciéndole que no gobierna en el reino de Plutón. Esto nos indica que es en vano la vía legislativa (Júpiter) para combatir a los homínidos violadores, que están desviados de la naturaleza pura y original de Plutón.

Propongo que sus dos símbolos, que aparecen en el Cuadro 6, sean mostrados por las mujeres, prendidos en el vestido a ambos lados del pecho. Podría ser entonces, al verlos el violador, que se fueran desvaneciendo sus intenciones.

5. LOS DESCUBRIMIENTOS DE LOS PLANETAS DE LA DIMENSIÓN CÓSMICA Y SU INCIDENCIA EN LA MENTE COLECTIVA.

   Continuamos con nuestra exploración del Cielo para vernos en él.

La clave evolutiva es el sentimiento de especie

   La clave evolutiva en el pasado era que la hominización se asentaba en el principio generalmente vivido de especie de todos sus miembros, los cuales sienten las mismas necesidades proyectadas en la Mente Colectiva. Este sentimiento común universal se ha perdido en el presente histórico, lo que se ilustra en el Cuadro 8.

   Aquello se debe sobre todo a la fracturación social en grupos, con los mismos intereses, que propicia la democracia partitocrática; no existe visión de conjunto de las necesidades de la Humanidad al votar. Las conciencias planetarias de la Dimensión Cósmica propugnan precisamente la evolución humana bajo el sentimiento común de especie; existe pues un claro desajuste existencial.

undefined
Cuadro 8. ¿Hacia dónde camina el “Homo sapiens”?

5.1. El Descubrimiento del Planeta Plutón y su repercusión social

   Se utilizaran constantemente las cualidades “Eclosión” y “Transubstanciación” o sus sinónimos, que son las que caracterizan la encarnación de la conciencia planetaria del planeta en nuestras vidas.

Características de Plutón en la relación Cielo-Tierra

   Tras varios años de búsqueda apareció en 1930 un pequeño planeta escondido en los confines del sistema solar, aunque ahora no sea considerado planeta por la Astronomía. Sea cual sea su denominación, para nosotros es un cuerpo planetario, que tiene las siguientes características:

1) Su órbita es muy excéntrica respecto del plano de la Eclíptica, por lo que parece que el planeta emerge de dicho plano.

2) Desde Plutón hay pues un cambio sustancial en la mirada, que pasa de ser eclíptica a ser cósmica.

3) Que es marginal al sistema solar se comprueba porque Plutón no cumple la ley de las distancias planetarias al Sol, expresadas por el valor de “a” en la siguiente fórmula:

a = 0,1( 3,2n + 4) UA

   Siendo: “a”, la posición del planeta, n = 1 para la Tierra y 1UA la distancia de la Tierra al Sol.

4) Plutón cumple bien la relación 3-2-1que existe entre los períodos sidéreos de su órbita en 247 años y los de Neptuno (164) y Urano (84):

Urano Neptuno Plutón ,,, Perséfone

84/1 = 164/2 = 247/3 = … ¿336/4?

5) Llamo Perséfone a un supuesto “cuerpo” del Sistema Solar, aún no descubierto y de naturaleza desconocida, pero que sé que existe. Si cumple la relación anterior su traslación sería 336 años. Para localizarla hay que tener en cuenta dónde estaba Plutón cuando fue descubierto, pues son pareja cósmica mitológica.

6) En determinados períodos Plutón emerge traspasando la órbita de Neptuno, como hace el Plutón del mito.

Sincronicidad de hechos sociales con el descubrimiento de Plutón

   Los siguientes hechos, acontecidos sobre aquellas fechas, presentan relación con las características del cuerpo planetario Plutón.

1) Eclosiona el Nacional Socialismo en Alemania pretendiendo crear una substancia nueva, pero racial. No entendieron, por tanto, el verdadero significado de “Eclosión “ y de “Transubstanciación”.

2) Tiene lugar la Gran Depresión como consecuencia de la caída de la Bolsa, en la que se manifiesta Plutón con su emerger constante y variable de un estado bursátil a otro.

3) Emerge la energía profunda del Microcosmos en la Mecánica Cuántica generando una transformación substancial de la Ciencia.

4) Surge de lo profundo el Psicoanálisis, impregnando con una substancia nueva la Psicología.

5) El artista bucea en las profundidades del alma, para que emerja una substancia artística nueva.

5.2. El Descubrimiento del Planeta Neptuno y su repercusión social

Características del descubrimiento de Neptuno

   El planeta Neptuno fue descubierto en 1846 gracias al cálculo matemático. Se observaban perturbaciones en la órbita de Urano, que se supusieron causadas por la influencia de otro planeta, lo que permitió su localización con diferencia de 1 grado respecto del cálculo. Observemos una vez más en este caso la interacción planetaria.

  Se utilizaran constantemente en lo sucesivo las cualidades “Comunión” y “Desprendimiento” o sus sinónimos, que son los que caracterizan la encarnación de la conciencia planetaria del planeta en nuestras vidas. Coincidieron los siguientes hechos neptunianos más significativos:

1) Aproximadamente en aquella fecha estaban redactando K.Marx y F.Engels el Manifiesto Comunista. Comunión encarna en Comunismo y Desprendimiento en Colectivismo. Sus realidades vividas son, por tanto, una malversación de “Comunión” y “Desprendimiento”.

2) Transcribo lo que dice Edward N. Lorenz, famoso científico de la Teoría del Caos (Pág.115):

“...Lo que deseo hacer en este capítulo es presentar unas pocas escenas de este drama que es nuestra conciencia creciente del caos, desde el momento del descubrimiento de Neptuno, momento en el cual no se tenía prácticamente conciencia alguna del asunto...”.

3) La Música Clásica (Comunión) alcanza un repunte singular, pues coexisten 20 compositores en 1.850, mientras que en 1.800 eran sólo 4. Hay pues una gran eclosión musical con desprendimiento del resto; las sirenas salen del mar para inspirarse en esta música.

5.3. El Descubrimiento del Planeta Urano y su repercusión social

   En 1781 W.Herschell descubre un nuevo planeta con ayuda del telescopio, al que se denominó Urano. Este hallazgo es muy significativo, porque se asemejan sus características, como planeta, a las del dios mitológico Urano y a sus cualidades. Los pensamientos que genera en la mente la conciencia planetaria de Urano son: “Individuación” y Resurrección”, los cuales aparecerán con sus sinónimos seguidamente.

   Urano ha resultado ser un planeta singular por lo siguiente: su órbita la recorre en sentido contrario que el resto de planetas, salvo Venus, que es su “hija mitológica”, y que hace lo mismo; el eje de giro del planeta está contenido en el plano eclíptico, mientras que el de los otros es prácticamente perpendicular; el movimiento de algunos satélites es retrógrado. Está claro, por tanto, que el cielo de Urano es singular según la Teoría General de la Relatividad.

   El dios Urano, según la Mitología, representa el cielo cósmico y su poder generador. Cuando Pablo predica el Evangelio entre los atenienses, les dice que ese dios Urano al que ellos adoran se corresponde con el Padre o Dios único del Cristianismo.

La conciencia planetaria de Urano lleva al hombre más allá de lo socialmente establecido

   El arquetipo Urano viene pues asociado a ser libre de las formas cristalizadas por la organización social del arquetipo saturnino, que se refleja sobre todo en ser libre de las formas de gobierno. Por eso los revolucionarios encuentran fácilmente respuesta a sus promesas de libertad. Veamos cómo ha sido interpretado todo lo anterior por la mente enrarecida del “Homo sapiens” desde la fecha del descubrimiento de Urano:

1) El Liberalismo estalla a finales del S.XVIII, pero como movimiento degradado de las masas. Se pierde pues el significado de “Individuación” y “Resurrección”, que impulsan a que resucite la individualidad original.

2) La Guerra de la Independencia en Estados Unidos tuvo lugar entre 1.775-1.783, pues los colonos querían ser libres del trato injusto que sufrían dependiendo de Gran Bretaña, pero ellos esclavizaron a los nativos.

3) El comienzo de la Revolución Francesa se inicia en 1.789 con la constitución de los Estados Generales. El instrumento para alcanzar la libertad es la guillotina.

4) El Liberalismo va más allá del Racionalismo y penetra en el Neoclasicismo.

5.4. Prognosis de acontecimientos derivados de los ciclos de Plutón, Neptuno y Urano

Prognosis del Ciclo de Plutón

   He comprobado que el semiciclo teórico de 124 años de la traslación del planeta Plutón, contado desde 1.930, se ha alcanzado ya en enero de 2016. Esto ha ocurrido en solo 86 años, cuando tendría que haber sido en 247/2 = 124 años, esto es en 2.054; ha habido un adelanto pues de 38 años.

   Estoy acostumbrado a estudiar estos fenómenos y puedo afirmar que aquel “exceso de velocidad” del planeta conduce a un desenfreno del poder totalitario y a una mayor tendencia a genocidios, violaciones y holocaustos.

   Además cuando disminuya su velocidad para acomodarse al ciclo de 247 años, se pueden producir efectos muy perturbadores en las capas más profundas de la Mente Colectiva, que se transmiten a la mente humana.

Prognosis del Ciclo de Neptuno

1) En 1928 se cumple el semiciclo de 164/2= 82 después de 1846. En China estalla en 1.927 la guerra civil entre nacionalistas y comunistas.

2) El primer ciclo de Neptuno de 164 años, tras su descubrimiento en 1.846, es en 2.010. El hecho más significativo es la aspiración comunista de Rusia, como renacer de la Unión Soviética, que se manifiesta inicialmente en la guerra con Ucrania.

Prognosis del Ciclo de Urano

   Tras dos ciclos de Urano de 84 años resucita el Neoliberalismo de las cenizas del Liberalismo: 1.781 + 84 + 84 = 1.949. Se dan las siguientes creaciones: el Libre Mercado es sustituido por la Economía Social de Mercado; ONU en 1945; OTAN en 1.949; UNESCO en 1.945.

   El siguiente ciclo es en 2.033, en el que caben esperar respuestas en lo siguiente: 1) Ejército espacial y exploración espacial; 2) Revolución en las nuevas tecnologías; 3) Cambios en la forma de vivir el amor humano y la sexualidad; 4) Enfermedades en la reproductividad de las mujeres; 5) Investigación y expansión del cáncer; etc.

6. INTERPRETACIÓN DE LAS CONCIENCIAS PLANETARIAS.

   Vemos seguidamente cómo se interpretan las conciencias planetarias, según han sido concebidas a lo largo de la Historia.

6.1. Interpretación de las Dimensiones Personal y Social

Planetas personales y sociales: Cualidad y Encarnación

   En el Cuadro 9 hemos representado las tríadas planetarias de las Dimensiones Personal y Social. Para cada planeta se incluyen sus encarnaciones más conocidas según su doble manifestación positiva y negativa. Aparece también lo que hemos denominado cualidad, que es un solo pensamiento, el cual expresa la esencia planetaria.

undefined
Cuadro 9. Cualidad y Encarnación de los planetas personales y sociales.

Interpretación de la Iglesia Católica

   Además, las encarnaciones tienen una interpretación propia y otra que se considera desviada. Veámoslo a continuación según la interpretación de la Iglesia Católica:

   La soberbia, la avaricia, la lujuria, la ira, la gula, la envidia y la pereza son las siete pasiones del alma que la tradición eclesiástica ha fijado como “pecados capitales”. Se generan a partir de los 7 planetas mediante la consideración en ellos del Bien y del Mal Terrestres, que expresamos seguidamente en cada uno de ellos:

1. Sol: Humildad y Soberbia.

2. Saturno: Generosidad y Avaricia.

3. Venus: Castidad y Lujuria.

4. Marte: Paciencia e Ira.

5. Júpiter: Templanza y Gula.

6. Mercurio: Caridad y Envidia.

7. Luna: Diligencia y Pereza.

Las Tríadas Planetarias Personal y Social en la generación de Etapas Culturales

   En una etapa inicial los homínidos fueron sensibles a la Dimensión Personal de la Conciencia Humana y manifestaron las siguientes concepciones: la paternidad, los parientes, la familia, la enseñanza, uniones a veces estables, el arte, la paz, etc. Todas ellas se derivan de los planetas de la Dimensión Personal.

   Evolucionaron también socialmente y, debido a la Tríada Planetaria de la Dimensión Social de la Conciencia, crearon las siguientes manifestaciones sociales: los gobiernos, las leyes religiosas y sociales, la guerra, los tribunales y las cárceles, el culto funerario, etc.

Los homínidos se consideraban miembros de una sociedad determinada

   Surgen, no obstante, las siguientes contradicciones en cada homínido: por una parte siente a su propia manera su dimensión personal lo que limita sus relaciones con los otros homínidos de su entorno; igualmente le ocurre con su dimensión social, que no coincide con la de los otros homínidos de su grupo social.

   Todo lo anterior ha llevado históricamente a la necesidad de que exista un orden social conjunto, pero también a que no sea asumido por todos. Surgen entonces los Gobiernos Sociales (Saturno) con una gran proporción de elementos coactivos (Marte y Júpiter) para imponer el orden.

   El Estado Intervencionista en todos sus grados intenta, por tanto, tipificar a los homínidos para homogeneizar las demandas generales, lo que acaba asfixiando al sentimiento de la Dimensión Personal.

Planetas Personales y Sociales en las Etapas Culturales

   En el Cuadro 10 expresamos la correspondencia entre la Tríada Planetaria Personal y diversas manifestaciones culturales que las encarnan:

undefined
Cuadro 10. Expresiones culturales y planetas personales.

   En el Cuadro 11 expresamos la correspondencia entre la Tríada Planetaria Social y diversas manifestaciones culturales que las encarnan:

undefined
Cuadro 11. Expresiones culturales y planetas sociales.

6.2. Interpretación de la Dimensión Cósmica

   Seguimos el mismo método expositivo anterior, por lo que representamos en el Cuadro 12 la cualidad y la encarnación de los planetas de la Tríada Cósmica. Hemos añadido, no obstante, una columna más, en la que reflejamos la correspondencia con las tres ideologías políticas, de acuerdo con lo que vimos en el Apartado 5.

undefined

Cuadro 12. Cualidad y Encarnación de los planetas cósmicos.

La Tríada Planetaria Cósmica en la generación de Etapas Culturales

   En la actualidad nos encontramos en una tercera etapa de la Humanidad, como consecuencia de la manifestación de la Dimensión Cósmica. Ya no pienso sólo en lo que me pasa a mí o en lo que acontece en mi país, sino que el pensamiento está abierto al conjunto de los habitantes de todos los países terrestres.

   Aquella apertura tendría que haber sido maravillosa para la especie humana; pero no ha sido así. Ha tenido lugar sobre una base mental sociopersonal desviada de las fuerzas originales creadoras y transformadoras del Cosmos.

Planetas Cósmicos en las Etapas Culturales

   En el Cuadro 13 expresamos la correspondencia entre la Tríada Planetaria Cósmica y diversas manifestaciones culturales políticas que las encarnan:

undefined
Cuadro 13. Expresiones culturales y planetas cósmicos.

Tenemos que reaccionar frente al Derrumbamiento Global

   Es necesario para sobrevivir abrirse esencialmente a las influencias mentales y somáticas de la Dimensión Cósmica. Si no se hace así, se multiplican los trastornos psíquicos y proliferan las enfermedades degenerativas. La evolución de la vida nos obliga: o se avanza o se desaparece.

7. VISIÓN DE LA HUMANIDAD DESDE LAS TRÍADAS PLANETARIAS.

   Ya finalmente, veremos cómo están aquéllas funcionando efectivamente en algunos casos, observando y corrigiendo su desviación del mensaje cósmico.

7.1. Las Consumaciones del Liberalismo, del Comunismo y del Nacionalsocialismo

Relación con la Tríada Cósmica

   Aquellas ideologías, como hemos visto, son encarnaciones desviadas de las conciencias planetarias de la Dimensión Cósmica: el Liberalismo francés de la Inteligencia Cósmica de Urano; el Comunismo soviético del Amor Cósmico de Neptuno; el Nazismo alemán y austríaco de la Energía Cósmica de Plutón.

   Aunque aquellos países se equivocaran, mostraron ser sensibles a la Tríada Cósmica. Fue, por tanto, un absurdo metafísico la II Guerra Mundial, pues se enfrentaron los tres componentes encarnados de la Dimensión Cósmica. Expresamos la unidad de aquella tríada planetaria en el Cuadro 14.

undefined
Cuadro 14. Imagen de la Dimensión Cósmica: Volcán (Plutón), Océano (Neptuno) y Cielo (Urano). Isla del Hierro en Canarias.

El proyecto Europa

   Europa tiene que fundamentarse inicialmente, por tanto, en la unión integrada siguiente: la Energía Cósmica de Alemania y de Austria, el Amor Cósmico de Rusia y la Inteligencia Cósmica de Francia; pero todas ellas purificadas de su pasado. Posteriormente se irían adhiriendo el resto de países europeos.

   El camino que tiene que recorrer la pretendida Europa no es el que le está trazando la Unión Europea. No conduce a la necesaria evolución cósmica, porque tiene la naturaleza ya encarnada y obsoleta de Saturno, que es la que la está gobernando.

7.2. El despertar de la Luna

   Sí, la Luna tiene que despertar del oculto encantamiento al que está siendo sometida en la cultura occidental; pero no es ningún príncipe, sino su inseparable compañera Venus la que tiene que reanimarla. Para ello, ésta tiene primero que rebelarse contra la degeneración a la que la está sometiendo aquella cultura, que observamos en el Cuadro 15.

undefined
Cuadro 15. Su mensaje cósmico: “Por qué me buscas en las formas de mujer si yo me encuentro aquí en el Cielo”.

Interpretación de Sol-Luna

   El Sol emite a la Tierra fotones ligeros y fotones pesados; el reflejo de la Luna es de fotones ligeros, pues los pesados se quedan en aquélla. Ahora bien, tengamos en cuenta, que la Luna propiamente dicha queda con carga completamente masculina.

   La diferencia anterior entre Sol y Luna aparece también en los cromosomas. El varón tiene cromosomas X e Y, mientras que la mujer los tiene XX. Todo lo que científicamente estamos exponiendo pues nos puede ayudar a entender los comportamientos sexuales de aquellos.

   El varón es masculino y femenino, mientras que la mujer es exclusivamente lunar femenina. Ahora bien, como el cielo es único para ambos, en ellos encarnan igualmente los flujos del Sol y de la Luna, lo que está produciendo un gran deterioro sexual en la actualidad.

Tiene que resucitar la sexualidad individual (Urano y Venus)

Interpretación de Venus-Marte

   Marte está situado como opuesto a Venus respecto de la Tierra. Su cualidad de Retroacción hace que forme una unidad virtual con la atracción de Venus, pero estando separados realmente en el Cielo; cada uno en su sitio. Así se entiende cuando Helena (Venus) pasea desnuda entre los contendientes griegos. Se dejará, no obstante, seducir por Paris, lo que es una desviación de su esencia, por lo que Venus mal encarnada desencadena la guerra de Troya.

   La Cualidad de Desintegración de Marte fundamenta la Guerra, a la que se une la paz virtual de Venus. Es cómo sienten, por tanto, la Paz (Venus) de manera distinta los pueblos enfrentados lo que origina la guerra (Marte), el guerrero solo la ejecuta. Aunque causa rechazo, la muerte de civiles, que constituyen el Pueblo, forma pues parte de la guerra.

La importancia de los símbolos

   Según C.G.Jung, los símbolos conectan directamente el Inconsciente Personal con el Inconsciente Colectivo, por eso son tan cuidados en las organizaciones y en los países. El Águila (Júpiter) es adoptada por muchas banderas. La Legión Española tiene por mascota un carnero (Marte), lo que es pues un símbolo muy representativo.

   Entiendo que el símbolo de Venus adoptado por el movimiento feminista no es apropiado. Venus es un planeta que la vida ha elegido como atracción sexual, para favorecer la procreación junto a la Luna-Tierra. También su opuesto virtual Marte lo ha utilizado como impulso sexual. No es apropiado, por tanto, decir “violencia machista” porque se genera así un rechazo al arquetipo Marte, lo que es temerario y de consecuencias culturales degradantes.

   La que es femenina, en nuestro lenguaje, es la Luna-Tierra, Venus no lo es. Precisamente S. Botticelly le tapa la zona genital en el Cuadro 15. La femenina Luna es sobre todo el símbolo del Islam, a cuya cualidad se adapta su sociedad.

8. LA COMUNIÓN ENTRE LA CONCIENCIA PLANETARIA Y LA HUMANIDAD.

   Llegamos en esta Apartado al objetivo final de recuperar para el lector aquel mundo Tierra-Cielo de la antigüedad, pero que hemos ampliado y matizado. Esto permite alcanzar el segundo objetivo de reorientar y asentar nuestras vidas, pues sabremos: quién se es y qué se es.

8.1. Las conciencias planetarias se comunican directamente con los homínidos

Los dioses les hablan a los hombres

   Aquello ocurre en la mitología griega y romana con la sibila, inspirada en ocasiones por Apolo (Sol), que es capaz de conocer el futuro. Los grandes pintores Rafael y Miguel Ángel las representaron en sus obras. En el Antiguo Testamento hay profetas que comunican los mensajes divinos, o bien lo hace directamente Yahvé-dios, al pueblo judío por medio de ángeles, que son conciencias planetarias, sobre todo la de Mercurio.

   En el bautizo de Jesús de Nazaret aparece una paloma en el cielo, que es símbolo de Venus, como hija de Urano o Dios Padre. También Jesús nos dice: “…hablo al mundo lo que le oigo a Él (Padre)…”, Juan, 8-26. Según Mahoma Dios le comunica a trozos el Corán Divino por medio del Espíritu o de los ángeles.

Los dioses se comunican con nosotros

Mi experiencia personal

- Hace muchos años miraba la puesta de Sol, desde un monte lejano relacionado con el Grial, y de pronto una voz suave de mujer sonó con gran claridad en mi mente diciendo: “¿Por qué me buscas en las formas de mujer si yo me encuentro aquí en el Cielo?” levanté la mirada y era Venus.

- Años atrás subía andando por las curvas del camino del mismo monte y súbitamente una voz acogedora de mujer sonó en mi mente con singular claridad diciendo: “¡Es a mí a quien buscas!” y la luz de la Luna iluminó el camino abriéndose paso entre los pinos mecidos por el fuerte viento.

- Salía de casa para ir al examen de Reválida Superior, a los 15 años, y una voz masculina (Saturno) me dijo que cogiera el libro de Historia del Arte. Hice un alto en el camino hacia el Instituto y entre a rezar, sin pedir nada, en la Iglesia de la Virgen de la Caridad (Derivación de Perséfone) y al salir una voz en la mente dijo: “Mira la época de Goya”.

Como la prueba de redacción era escribir sobre un período del arte español, el resultado fue un 10 de nota y en total Matrícula de Honor con el número 1 de la Región. Esto me enorgulleció (Júpiter), pero pronto una prueba dolorosa de Saturno me retornó a la humildad.

- Cuando preparaba la oposición a la cátedra advertí que tenía 16 libros abiertos sobre la mesa consultando bibliografía, lo que me dejó perplejo. Seguidamente una voz se deslizó imperiosa y firme (Júpiter + Saturno) diciendo: “lo que estás haciendo es solo una prueba porque tendrás que escribir un libro en el futuro para la Evolución de la Humanidad”, que ha resultado ser el APyCS.

   Descubrí entonces lo que es la Inteligencia Caótica, presente desde entonces en todos mis escritos, lo que seguramente motiva que cueste leerlos con inteligencia racional. Aquello se debe a mi comunicación con Perséfone desde que fui concebido, como se detalla en las páginas 142-9 del libro APyCS. Mi vida está llena pues de hechos Cielo-Tierra como los anteriores.

   Para alcanzar aquel fin tuve que abandonar mi representación de España en la Comisión Internacional de mi especialidad académica de Economía de la Construcción, donde además gozaba de un gran prestigio entre mis compañeros, pero así lo quiso el Cielo sobre mi voluntad de especialista de temas terrestres.

El motivo de fondo de este artículo

   No soy el autor de todos mis escritos, solo los escribo escuchando una voz directriz que suena en mi mente, incluso a veces dictándome frases enteras e ideas incognoscibles. La redacción de este artículo es una petición directa de los dioses planetarios, que insistente y constantemente me lo han pedido.

   Su mensaje es que quieren mantener la unidad con su encarnación, que, como expresamos en el Cuadro 3, se alineen aquellos dos dedos índices, pues quieren ser con presencia total de amor puro. Esto se consigue mediante la apertura de la Humanidad a la Tríada Cósmica con la Purificación de las Tríadas Personal y Social vividas hasta ahora. Lo que piden es necesario para la continuidad de la especie humana, cuya apertura no termina aquí. Se extiende en el futuro “más allá de…”; así con puntos suspensivos, sin decir de qué ni a qué.

8.2. Objetivos alcanzados

   Seguramente que el lector se habrá ido acercando a la realidad de las conciencias planetarias y a su encarnación en la vida humana.

Los dioses encarnados, nosotros, sentimos, pensamos y amamos con su peculiar vibración. Aún más entonces, las conciencias planetarias de las que procedemos nos sienten, piensan en nosotros y nos aman como especie humana desde su vibración original. Miremos entonces ya con especial purificación a esos puntitos luminosos que brillan en el Cielo.

   Podemos pues responder también a nuestras preguntas esenciales:

Quién se es: Conciencia del Sistema Solar expresada como vibración de Energía-Amor-Inteligencia.

Qué se es: Conciencia del Sistema Solar, hecha hombre, por medio de las conciencias planetarias y del material terrestre.

 

El Mensaje Cósmico es que tienen que unificarse e integrarse “quién” y “qué” para la supervivencia de la especie humana.

 

Analogía Bíblica

Este mensaje coincide con la creación del hombre en el Génesis según la Biblia: Yahvé-Dios (Conciencia del Sistema Solar) creó al hombre a su imagen y semejanza (Encarnación de la Conciencia del Sistema Solar) con polvo de la Tierra (material terrestre) y le inspiró aliento de vida (Energía-Amor-Inteligencia).

Afectuosamente, José Jesús.

 

Agradecimiento a mi hermana Manuela Luz Lidón Campillo por su colaboración para hacer más sencilla la redacción del artículo.