Recomiendo que el artículo anterior “Qué es el Alfabeto del Pensamiento” sea leído antes que éste. Ambos nos permitirán esclarecer los problemas sociales generados por la Violencia de Género y la Pedofília, sobre lo que versará un artículo posterior.

   Aquellas dos manifestaciones sexuales hay que erradicarlas, no solo debido al daño social que provocan, sino también porque obstaculizan el tránsito hacia la Cosmosociedad. Se suelen tratar mediante legislación y juicio, aunque para resolverlas realmente hay que ver sus raíces en profundidad, como haremos en los tres artículos.

   Para comenzar a comprender aquellos problemas sexuales, partimos de que la Conciencia Humana mantiene 4 niveles, que se manifiestan, como iremos viendo, en la dualidad sexual existente Masculino-Femenino. Nos basaremos en el libro que he escrito "Alfabeto del Pensamiento y Cosmosociedad", cuya información aparece en mi página Web: www.cosmosociedad.es.

1. LOS CUATRO NIVELES DE CONCIENCIA

   Comenzamos pues a referirnos a la Conciencia Humana, la cual es en-sí única, pero que se expresa mediante cuatro niveles o universos. Se explicaran seguidamente y se representaran en el Cuadro 2 posterior.

Los 4 Universos de la Conciencia Humana.

. Existe el Universo Objetal, cuyos contenidos son todos los objetos que aparecen como exteriores a nosotros. Es el que vemos con la mirada ocular, como en los siguientes casos: la mesa, el libro, el árbol, etc.

. Aquél está enlazado con el Universo Mental, que es accesible desde la mente, y que “alberga” los pensamientos concretos, que se tienen de los diversos objetos y de sus relaciones. Aunque el objeto libro está en el Universo Objetal, se mira en la mente con la mirada interna. Realmente no se ve el libro externo sino su representación en la mente. Según como ésta sea así se verá el libro; por eso disentimos los unos de los otros en cómo son las cosas que vemos.

. Seguidamente miramos en el Universo de Ideas, en el que se “encuentran”: los ideales y las ideas de todos los objetos, los principios matemáticos, etc. El libro sabemos que es un libro y no un árbol, porque previamente tenemos la idea de libro que es distinta de la idea de árbol, lo que nos permite distinguirlos.

. Finalmente el Universo Intuicional es peculiarmente accesible mediante la iluminación en la Inteligencia. Se ha manifestado en los siguientes humanos: religiosos, místicos, artistas, científicos, etc. Se intuye en el Cuadro 1 “más allá de” la mirada tridimensional que engloba a los personajes dentro de la esfera que les encierra. Todos perciben que hay una cuarta dimensión desde donde mira la paloma, pero solo el personaje que asoma a la izquierda con su “mirada extraviada” parece ser que ve en la Mirada Intuicional.

undefined

Cuadro 1.Mirada en Universo Intuicional.

Visiones científica y religiosa de la Conciencia Humana

   Los tres primeros universos son considerados en la Filosofía de la Ciencia por K.R.Popper. El investigador científico observa el Universo de los Objetos y, a partir de su propia mente, establece relaciones racionales de aquellos, con los que se puebla el Universo Mental. A partir de ahí, se elaboran tesis y principios que nutren al Universo de Ideas.

   Según la Filosofía Religiosa Oriental, los 4 Universos son ficticios; todo es Brahman o Luz Única de Conocimiento, que se refractaría entonces cuatro veces al pasar sucesivamente por aquellos. Esto vemos que sucede en el sencillo ejemplo del bastón introducido en el agua, que aparece desviado, pues la luz única, que proyecta el bastón, se refracta una vez al pasar del aire al agua.

   En la Biblia, que es creída por judíos, cristianos y hasta Moisés por los musulmanes también se distinguen los 4 Universos: Dios Creador es Universo Intuicional; Yahvé-Dios y el Diablo son Universo de Ideas en el paraíso; Adán y Eva dentro del paraíso son Universo Mental, pues dialogan entre ellos, con Yahvé-Dios y con el Diablo; Adán y Eva encarnados, ya fuera del paraíso son Universo Objetal, pues cubren sus cuerpos desnudos.

   Como dijimos anteriormente, representamos los 4 Universos en el Cuadro 2. Señalamos también en él como están encarnando en el pensamiento de los homínidos actuales:

undefined

Cuadro 2. Mirada en los 4 Universos de la Conciencia.

2. LOS 4 UNIVERSOS EN LA DUALIDAD SEXUAL HUMANA

   Aplicamos lo dicho anteriormente al entendimiento de la manifestación sexual humana. Partimos para ello de que en el Universo Intuicional es Hombre, que no mantiene sexo, pero que contiene potencialmente la dualidad sexual. Esta visión es intuicional y no coincide, por tanto, con lo que se denomina andrógino.

Visión unitaria de la dualidad sexual humana

   Todo nativo, sea cual sea su sexo, se encuentra unido a Hombre a través de las dos ramas duales ascendentes que se ven en el Cuadro 3; todos estamos pues representados sexualmente en ellas de la misma forma siguiente: Hembra-Mujer-Femenino y Macho-Varón-Masculino.

   Como veremos posteriormente, si el nativo es hembra vive como real la primera rama y quedará como virtual la segunda. Aquellos elementos de las dos ramas se encuentran revueltos en el lenguaje social existente, pero es necesario que los distingamos.

undefined

Cuadro 3. La dualidad sexual.

Distinción lingüística de los 4 Universos en la sexualidad

   Hombre es en el Universo Intuicional, no es representable, solo intuible. Masculino y Femenino pertenecen al Universo de Ideas; son ideas intangibles y universales, ajenas a cualquier valoración. Varón y Mujer aparecen en el Universo Mental; son consecuencia de los roles sociales desempeñados. Macho y Hembra se muestran en el Universo Objetal y son reconocibles por sus rasgos físicos

   Estamos acostumbrados a percibir a los otros homínidos solo en el Universo Objetal, en el que son macho y hembra según sus cuerpos físicos. A partir de ahí se origina una gran tergiversación por no distinguir en aquellos los otros tres universos. Hay, por tanto, que depurar nuestra percepción así como el lenguaje que utilizamos para ver plenamente la realidad humana, según lo explicado con anterioridad de los 4 Universos.

   Si miramos a un varón japonés y a un varón europeo, ambos son diferentes en el Universo Objetal, pues sus rasgos físicos no coinciden. También lo son en el Universo Mental, pues sus comportamientos, usos, costumbres, modas, etc. son diferentes. Ahora bien, son iguales en el Universo de las Ideas pues ambos expresan a lo ideal Masculino y a lo virtual Femenino. Desde aquí son ya esencialmente lo mismo en Hombre.

La unidad real-virtual

   Aunque un varón se sienta masculino, vive también virtualmente su idea de femenino. Cuando conoce a una mujer que le gusta, se excita en consecuencia su femenino virtual. Si éste no existiera, no sería entonces afectado por la mujer, la vería simplemente como un objeto más del Universo Objetal.

   Observemos también cómo en la Naturaleza el macho se reviste de elementos de atracción, lo cual es propio de lo femenino, para así seducir a la hembra. Esto también ocurre en la especie humana; observemos incluso cómo el guerrero, tenido por varón muy masculino, además de su vestimenta de campaña tiene uniforme de gala repleto de elementos de ostentación y de atracción.

Sexualidad personal

   El Cuadro 4 resulta como unión de los dos anteriores. Aparecen 22 enlaces entre los nodos circulares en una bella composición de la estructura de la sexualidad del pensamiento, que con sus triángulos tesela el plano existencial. Tiene la forma análoga a la del conocido “árbol de la vida”, pero su concepción es distinta.

   El eje central de Mirada funciona como un espejo respecto a las 2 ramas laterales. Para encontrar un nativo biológicamente hembra su ideal en Hombre recorrerá el camino ascendente por Mujer y Femenino, quedando virtual el camino paralelo al otro lado del espejo.

undefined

Cuadro 4. Mirada, dualidad y sus 22 enlaces. El árbol sexual de la vida.

Funcionamiento unitario de las ramas de la dualidad sexual

   Cuando el nativo macho se une a su pareja se estimula su camino virtual y vive una experiencia circulatoria unitiva doble de naturalezas real y virtual. Un ejemplo, aunque sea literario, es el de D. Quijote de la Mancha. Éste, como masculino real, se encomienda siempre a la Bella Dulcinea como su femenino virtual.

   Rechaza D. Quijote, por tanto, a las prostitutas del mesón porque no cumplen con su puro femenino. También lo hace a Dulcinea del Toboso pues, como mujer en el Universo Mental, sube a horcajadas en la burra y huele a ajos crudos. Queda ya Aldonza completamente separada de él en el Universo Objetal.

Algunos comportamientos sexuales existentes

   En el comportamiento efectivo existente de los homínidos puede ocurrir también que un nativo macho exprese mejor a Femenino que una nativa hembra o al contrario. Asimismo un varón puede tener comportamiento de Mujer a pesar de mantener como real a Masculino. Todo ello depende de numerosos factores personales y sociales de cada cultura, así como del estado de la evolución humana.

   Existen pues muchas manifestaciones efectivas de la dualidad sexual, pero el camino seguro y directo hacia Hombre del macho y de la hembra es manteniendo como real su propia rama y como virtual la opuesta. Se necesita para ello el Discernimiento y el Amor a la Verdad. Es conveniente conocer los artículos ya publicados sobre la estructura de la personalidad, pero sobre todo el del yo y no-yo.

La mujer puede adoptar comportamientos de varón y viceversa

   Junto a aquellas visiones sexuales anteriores, se pueden considerar también otras expresiones existentes, que se pueden estudiar en el Cuadro 4. Así, por ejemplo, una nativa hembra puede conectar mentalmente con su virtual varón propio. Esto es posible porque Varón es sociomental y, por tanto, en parte culturalmente modificable, pudiéndose alterar en consecuencia las relaciones entre los roles de los varones y los de las mujeres.

   De aquella manera, lo que para la mujer era vivido solo como varón virtual-mental pasa a ser en parte para ella varón real-mental, al asumir roles que eran mantenidos como propios de los varones. Ahora bien, hay que tener en cuenta que muchos roles de los varones no son específicamente culturales, sino que provienen propiamente de Masculino. En este caso, si la mujer los adapta para sí, se le abre la rama ascendente virtual hacia Masculino transformándose en masculino-real para su conciencia, lo que traslada a su comportamiento social y personal.

   La mujer en consecuencia sentirá, entre otras, estas dos tendencias: 1) Desviarse del camino ascendente de Femenino, que ya era real para ella, y seguir por el opuesto de Masculino, intentando adaptarlos ambos a su comportamiento personal, a pesar de que son ideas y, por tanto, inmodificables; 2) Querer transformar entonces todo lo que era mantenido en el Universo Mental como real de Varón para incluirlo en su ámbito de mujer, pero queriendo ser también femenina.

   Si todo lo anterior fuera necesario para la evolución de la especie humana, tendría que hacerse con elevado Discernimiento y con extremado Amor a la Verdad para no desviarse de la necesaria evolución de todos los homínidos hacia Hombre. Todo lo dicho anteriormente de mujer-varón puede análogamente ocurrir de varón-mujer. Reflexiona sobre el Cuadro 5.


undefined

Cuadro 5. ¿Evoluciona el “Homo sapiens” hacia Hombre?

Existencia actual del comportamiento  mujer-varón

   Aquélla expresión concreta mujer-varón de nuestro “árbol sexual de la vida” es la que se está viviendo compulsiva y casi plenamente en la actualidad, pero no sabemos en consecuencia cómo se expresará en el futuro la dualidad sexual primigenia real-virtual.

   Además ¿cómo reaccionará la vida ante esta reciente y masiva desviación de la dualidad sexual original, que ella introdujo en las especies vivientes con su sabiduría natural?

   Observemos que según lo que venimos diciendo los "Movimientos Feministas" tendrían que denominarse "Movimientos Mujeristas", pues casi se reducen a que las mujeres ocupen parcelas tenidas como de los varones, lo cual es posible hacerlo puesto que Varón y Mujer son sociomentales.

   Si los "Movimientos Feministas" bebieran de la fuente Femenino, la vida social sería muy bella y mejorarían mucho las relaciones entre las parejas humanas. En la Cosmosociedad  tienen prioridad social y especial protección la maternidad y la infancia, cuya frontera no es vulnerada por el Estado.