(SE PUEDE DIFUNDIR)

 

DEL RIESGO APOCALÍPTICO, AUMENTADO POR EL Sars-Cov-2, SE EMERGE CON LA REVOLUCIÓN COSMOSOCIAL DE LOS HUMANOS QUE SIENTEN, PIENSAN Y AMAN. 

   Nos ha tocado vivir unos tiempos muy singulares no conocidos con anterioridad en nuestra historia. El tiempo de riesgo apocalíptico de la especie humana, en el que ya estábamos viviendo, se ha visto incrementado por los efectos que causa el virus Sars-Cov-2.

   Algo tan diminuto como un virus ha puesto en jaque a nuestros aparentes logros sociales y a nosotros mismos. La rotura de algunos eslabones de la cadena productiva, que nos sustenta, ha dejado sin anclaje a la Economía. En el corto período de unos meses, desde el 03-09-2.020, se afirma que tiene afectado su psiquismo el 70% de la población española.

Preguntas que surgen

   Frente a dicha situación caben multitud de preguntas, como las siguientes: 1) ¿Por qué y cómo ha ocurrido todo esto ahora? 2) ¿Cuánto va a durar? 3) ¿Cómo se emerge de estos tiempos que estamos viviendo? 4) ¿Se superará el descalabro económico? 5) ¿Se encontrará una vacuna realmente efectiva, sin efectos secundarios? 6) ¿Estaremos contagiados finalmente todos con el Covid 19 (C 19) etc.? etc.

  La primera pregunta anterior la he contestado en el primer artículo (1C19) del Blog Cosmosociedad de mi página Web www.cosmosocidad.es : “¿Cuál es el .fundamento existencial del C 19 y cómo asimilar su mensaje de mutación de la especie humana?”. La segunda lo ha sido en el artículo (2C19) “Futuro esperado del Covid 19.” Ahora se va a contestar en este otro (3C19) a la pregunta:¿Cómo se sobrevive de este tiempo apocalíptico, al que se le han agregado las influencias del C 19?

La relación célula-virus

   Dijimos en los artículos anteriores que científicamente se considera que los virus son beneficiosos para la vida terrestre, ya que impulsan su evolución. Si no fuera por su acción, la vida se estancaría y desaparecería. Si es así, por qué la célula traduce su mensaje en una transmisión genocida, que destruye finalmente al ser vivo y extensivamente a la humanidad. Algo tiene pues que estar fallando en nosotros mismos para que nuestras células no puedan recoger propiamente el mensaje evolutivo del Sars-Cov-2.

   Hay entonces además que preguntarse si el virus se autogenera en base a principios celulares para transmitir propiamente su mensaje a la célula sana o bien es una respuesta antagónica de la célula decadente para rechazarlo, por lo que muere genocidamente. Se necesita una respuesta, con rigor científico, lo que ayudaría sobremanera a la investigación.

Fundamento original de este artículo

   Puntualizo que lo que comunico no es una improvisación propia del momento, pues en 1.986 supe, gracias a mis investigaciones en el campo económico, que vendrían estos tiempos en la primera mitad del S.XXI. Posteriormente, a comienzos de este siglo, supe que aquello tendría lugar al principio del año 2.020.

   Siendo así, desde hace más de 30 años he pretendido elaborar un pensamiento nuevo, que permitiera emerger a la Humanidad después de su derrumbamiento desde el año 2.020. Dicho pensamiento lo he ido transmitiendo mediante libros, conferencias, mi página Web del año 2.006 y con su enseñanza en la Universidad. Su fundamento original es el “Alfabeto del Pensamiento” (AP), que iremos viendo.

La colaboración del lector

   Al encontrarme ahora en situación de jubilado por la Universidad, dispongo de más tiempo libre para dedicarme a la difusión mundial de aquél pensamiento. Fue impartido en la Universidad durante mis últimos años de docencia, como asignatura de Libre Elección de Universidad con 4,5 créditos (45 h.), lo que mereció una cálida carta de felicitación del Rector motivada por las encuestas muy favorables de los alumnos.

   Mis compañeros y mis alumnos me decían que tenía que acercar el conocimiento del AP lo más posible. Entre mis primeros escritos y éste hay ya una gran diferencia, que me ha costado un gran esfuerzo. Debo decir, no obstante, que su redacción me resulta muy gratificante. Fluye sola y yo la voy escribiendo para su mejor difusión.

   Ahora te toca a ti colaborar: ¡Si te cansaras, descansa, inspira hondo y continúa! Estoy seguro de que el descubrimiento del AP, tan buscado y que inspira este artículo, será un hito histórico con tu ayuda. Si te vas abriendo cada vez más a la inteligencia caótica del libro, mantenida también en el artículo, la lectura será entonces sencilla y estimulante. De hecho, la elaboración de nuestro pensamiento tiene un origen caótico, como se ve en el Cuadro 1. Además antes de que se adopte una decisión, 6 segundos antes lo ha hecho el cerebro.

undefined

Cuadro 1. El origen caótico de la elaboración del pensamiento humano

   No hay que leer el artículo según el procedimiento racional de acumulación de información. Hay que fluir y si algo concreto no se entiende se sigue leyendo, pues lo esencial está en la globalidad del artículo. Su fundamento original completo, no obstante, se encuentra en el libro de 510 páginas “Alfabeto del Pensamiento y Cosmosociedad” (APyCS), que aparece con descarga gratuita en la página Web anterior.

   Como aquel pensamiento nuevo es universal, lo he aplicado a diversas áreas de conocimiento en muchos artículos anteriores del Blog. Ahora se hace al virus Sars-Cov-2 y al tiempo apocalíptico actual en este otro, al que llamamos 3C19 y que lo desarrollaremos con el siguiente

ÍNDICE

1. ASPECTOS PREVIOS INTRODUCTORIOS.

1.1. Estado presente de la sociedad actual

1.2. El mensaje celeste de los virus

1. 3. Puntos de partida para poder sobrevivir

2. SE NECESITA EL ALFABETO DEL PENSAMIENTO PARA EMERGER DE LA SITUACIÓN ACTUAL.

2.1. Existencia del Alfabeto del Pensamiento 

2.2. Intuición del Alfabeto del Pensamiento

2.3. Algunos ejemplos sencillos que confirman la existencia del AP

2.4. Hay que conocer a la entidad arquetípica Diablo para superar la naturaleza apocalíptica de estos tiempos

   2. 4.1. El bien terrestre y el mal terrestre

   2. 4. 2 El Diablo aparece debido a la encarnación desviada del Alfabeto del Pensamiento en esta humanidad

   2. 4. 3 El Diablo en la Mitología y en la Religión

2. 5. El número 666 de la Bestia y el Cielo del C 19

3. REVOLUCIÓN EN LACONCIENCIA.

3. 2. Conciencia y Mirada

3. 3. La semilla del hombre nuevo que mora en el “Homo sapiens”

4. PURIFICACIÓN DE LA MENTE.

4.1. La necesidad de purificación

4.2. La purificación personal

4.3. La vía de liberación

4.4. La verdadera libertad: “yo soy yo”

5. TRÁNSITO A LA COSMOSOCIEDAD.

5.1. Ideales generales

   5.1.1 La Dimensión Personal

   5.1.2. La Dimensión Social

   5.1.3. La Dimensión Cósmica

   5.1.4. La Dimensión Absoluta

5.2. Ideas Generales

   5.2.1. La búsqueda de la libertad original

   5.2.2. Las ideas que conducen de la Sociedad de Consumo (SC) a la Cosmosociedad (CS)

   5.2.3. La organización social y política de la Cosmosociedad

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 


1. ASPECTOS PREVIOS INTRODUCTORIOS.

1.1 Estado presente de la sociedad actual

   Siempre que se intenta proyectar una situación deseada en el futuro, como es nuestro caso, es necesario conocer bien el estado presente; hay que saber de dónde se parte. Exponemos pues a continuación el estado general en el que se encuentra esta sociedad nuestra del “Homo sapiens”.

Supervivencia humana frente a las grandes catástrofes

   La vida humana ha sobrevivido a lo largo de su historia frente a estas grandes catástrofes: glaciaciones, inundaciones, epidemias, guerras, etc. Actualmente se encuentra en una situación distinta a las vividas hasta ahora: cambio climático, virus, grandes guerras, exterminios masivos, arsenales atómicos, guerra bacteriológica, contaminación, etc.

   Hay, no obstante, una gran diferencia entre el pasado y el presente; ahora las catástrofes son provocadas por el hombre y son de una magnitud de exterminio. En el presente estamos experimentando la catástrofe originada por el Covid 19 tanto en la sanidad como en la economía. ¿Sucumbiremos? o ¿Saldremos adelante como en el pasado? Si es que salimos, ¿Cómo lo haremos esta vez?

Situación socioeconómica y bélica global que se añade a la originada por el C 19

   Económicamente, nos encontramos inmersos en un proceso de Derrumbamiento Socioeconómico de la Sociedad de Alto Consumo en Masa, considerada por W.W. Rostow (41) como la 5a Etapa Económica Histórica de la Humanidad.

   Dicho derrumbamiento aparece pronosticado en 1.986 en mi libro de Macroeconomía (28), por lo que cabe pensar que no ha sido casual la crisis del 2.008, sino seguramente provocada para evitar un mal mayor. Estamos viendo además, que no sabemos afrontar la situación creada actualmente con la influencia añadida del C 19 y que las consecuencias globales son desconocidas.

(28) pág. 358: “…Hay, no obstante, la siguiente coincidencia general: si se mantienen las directrices actuales, la estructura socio-económica mundial existente se derrumbaría a mediados del S.XXI…”.

   Por otra parte, la situación de enfrentamiento bélico global es una amenaza para la supervivencia de la especie humana. Son demasiados los frentes que hay abiertos para que haya esperanza de una paz global. Ya, casi sin ningún escrúpulo, los líderes mundiales se refieren a las guerras nuclear y biológica; aunque lo peor es que las poblaciones de los países antagónicos lo asumen como algo natural e inevitable.

Consecuencias en la vida humana

   Todo lo anterior provoca en el hombre desesperanza, miedo e impotencia, para los que no encuentra refugio. Los políticos están desbordados e impotentes, las religiones solo dan cobijo aparente a sus creyentes, las organizaciones sociales atienden solamente a sus adeptos y las sectas religiosas engañan a sus seguidores.

   Todo se muestra confundido en la situación actual: se persigue al narcotraficante cuando el problema está en la demanda de droga, se aumenta más y más el armamento de destrucción masiva porque el presunto enemigo lo hace, no se confía en la Política que está sumida en la corrupción, se subvierte y se desgarra la relación en la pareja, no se corrigen las causas de las depresiones, se recurre al aislamiento egocentrista negando la dimensión social de la existencia y amparándola en Internet, etc.

Estado decadente y estancamiento evolutivo del “Homo sapiens”

   En el Cuadro 2 se expresa la decadencia evolutiva del “Homo sapiens”. Es normal entonces que ocurra lo mismo con sus células, que son su vida propia más elemental. Como consecuencia, aquéllas no pueden recoger el mensaje evolutivo emanado del Cosmos, que transmite el virus.

undefined
Cuadro 2. Expresión del deterioro del “Homo sapiens”.

   Hay que enderezar el dedo humano del fresco de Miguel Ángel de la Capilla Sixtina, como se puede ver en el Cuadro 2, para que reciba el mensaje liberador del poder del Universo, que se expresa firmemente en el dedo índice creador. Todo esto es independiente de si el lector cree o no cree en Dios; por eso decimos dedo creador y no dedo divino.

Estamos viviendo tiempos apocalípticos

   Existe mucha filmografía de naturaleza apocalíptica en la que la película se proyecta en tiempos futuros de consumación de la cultura actual. Unas veces con exterminio masivo, del que algún “héroe” la salva, y otras en las que efectivamente llega el tiempo final.

   Lo anterior nos indica que una eclosión de exterminio está bullendo en el Inconsciente Colectivo de la Humanidad. El problema añadido es que aquello se asume ya como que va a pasar, lo cual lo retroalimenta. Son muchos los que piensan que “esto no tiene ya solución” y que “todo va cada vez a peor”. Se proyecta así colectivamente el futuro como tiempo apocalíptico.

1.2. El mensaje celeste de los virus

   En el pasado existieron profetas que predecían males futuros a sus coetáneos, si estos no abandonaban sus prácticas degenerativas, siendo castigados de diversas maneras por el poder de los cielos. Los escritores apocalípticos añaden más y hablan de casi inexorables exterminios finales. ¿Quién lleva a cabo ahora sobre todo aquellos mensajes? Una respuesta es los virus significativos como el C 19, pero menos los de diseño.

La relación Tierra-Cielo

   Estamos hechos de polvo estelar procedente de estrellas extintas, que ha sido animado por el mismo hálito del Cosmos para generar la vida. En nosotros está pues el material del cielo con la Energía, Inteligencia y Amor Cósmicos.

   Se conoce como precesión planetaria la interacción gravitacional entre los planetas del sistema solar. Un ejemplo muy conocido es el de las mareas provocadas en la Tierra por el Sol y la Luna. Otro de carácter científico fue el descubrimiento de Neptuno porque se observaban desviaciones en la órbita de Urano, supuestamente provocadas por otro planeta. Esto permitió descubrirlo en el firmamento con la sola diferencia de 1 grado respecto de su cálculo. ¡Como nosotros estamos subidos en la Tierra, experimentamos lo que a ésta le pasa!

El origen celeste del mensaje de los virus

   Es el Cielo el que nos ha generado y el que nos sigue guiando. Nuestro cuerpo es un sistema, compuesto de sistemas atómicos procedentes del Cosmos y dentro de un Sistema Solar. Según la Teoría General de Sistemas, todos los sistemas presentan analogías.

   Cabe deducir entonces que el sistema humano es consecuencia del solar y del atómico. La relación y comunicación entre ellos es ejercida por los virus que recogen el mensaje celeste y lo entregan a la célula para que la vida se oriente con el propósito cósmico. Si no se hace así es porque la vida humana está desviada de las fuerzas originales creadoras, por lo que su acción permanente sobre aquélla la desvía aún más. ¡He aquí el problema existencial que pretendemos resolver!

1. 3. Puntos de partida para poder emerger

Hay que emerger de la situación actual abandonando la “normalidad” pasada

   Hay que emerger de aquella situación generalizada destructiva. Ya se hizo en las otras cuatro Etapas Históricas anteriores. Para conseguirlo es imprescindible generar una nueva perspectiva del pensamiento que nos guíe en el tránsito y establecimiento de la siguiente 6ª Etapa Económica Histórica de la Humanidad, a la que denomino Cosmosociedad.

   La Cosmosociedad no es una sociedad renovada de la actual, sino que es vivir la experiencia a la que aspiramos desde el fondo de nosotros mismos, como expresión de los sentimientos profundos de nuestra especie humana. Es a lo que de verdad estamos realmente aspirando, es lo que estamos buscando.

   La rechazamos también, porque creemos que no se puede alcanzar. Éste es el momento histórico para lograrlo y colmar así nuestras aspiraciones a una vida distinta.

   No puede haber, por tanto, vuelta a la “normalidad”; esto es un autoengaño que envían constantemente los políticos a la población para intentar así ocultar su desconocimiento de un futuro horizonte y para calmar también la creciente desconfianza social. Es un mensaje absurdo porque es aquella “normalidad” la que nos ha arrojado a la situación actual (2.020).

Es necesaria la Revolución en la Conciencia para emerger

   Tendrán que renovarse nuestras demandas actuales, lo que obliga a la necesaria Revolución en la Conciencia (RC). No podemos seguir sintiendo y pensando como hasta ahora. La clase de pensamiento actual es la que nos está conduciendo a la decadencia. Si todo continuara igual o si introducimos cambios con el mismo sistema de pensamiento presente, aquella desviación decadente aumenta de forma exponencial, como de hecho está sucediendo. Lo que se obra suele estar en función de cómo se siente, se piensa y se ama.

   No podemos recurrir, por tanto, a las experiencias históricas de sistemas de pensamiento, que el tiempo ha ido erosionando o haciéndolas desaparecer. Tenemos que abrirnos entonces a lo más puro y original posible. Para emerger de la situación actual, después de su derrumbamiento, hay que sembrar ya el pensamiento original, que lo hace posible. Es necesaria, por tanto, que haya Purificación de la Mente (PM) para alcanzar la Cosmosociedad (CS).

   Por ello, fundamentaremos nuestro propósito en la fuente de conocimiento más original concebible, que es el Alfabeto del Pensamiento (AP). Éste ha sido descubierto y se ofrece en el libro APyCS; seguiremos pues su camino, indicado en el Cuadro 3, para alcanzar nuestro objetivo: ¿Cómo se emerge de los tiempos manifiestos por el Covid 19? Podremos así recoger como especie humana el mensaje cósmico de los virus. Recordemos también, que decía el poeta español A. Machado: “Caminante, no hay camino, se hace camino al andar”.

undefined
Cuadro 3. Camino a seguir para emerger de la situación actual manifiesta por el C19.

2. SE NECESITA EL ALFABETO DEL PENSAMIENTO PARA EMERGER DE LA SITUACIÓN ACTUAL.

   La lectura del libro “Alfabeto del Pensamiento y Cosmosociedad” nos va invitando a vivir el AP. Se ha tratado también en muchos artículos del Blog y sobre todo en el 1C19. Necesitamos recordarlo para alcanzar el objetivo propuesto. Seguidamente pues haremos un breve resumen explicativo del mismo, que nos será suficiente.

2.1. Existencia del Alfabeto del Pensamiento

Su manifestación universal

   Hay algo universal que está ahí y que origina manifestaciones comunes en las diversas culturas en los distintos lugares y a lo largo de la Historia. Es necesario descubrirlo, porque si lo hacemos, habremos encontrado aquello que buscamos para armonizar la vida en la Tierra.

   Eso que está ahí y que genera pensamientos básicos comunes es la manifestación de la universalidad del AP. La existencia de dicha concepción original se reafirma en que la búsqueda de algo universal ha sido constante en la Historia de la Humanidad. Aunque dicha búsqueda se haya hecho desde diversos enfoques, sus concepciones coinciden.

   Existe pues un Alfabeto del Pensamiento, que se manifiesta como fuente de todo lo que pensamos, lo que se expresa en el Cuadro 4. Es necesario conocer el AP, porque servirá para entender cómo se emerge de los tiempos presumiblemente apocalípticos actuales.

undefined
Cuadro 4. Existe el Alfabeto del Pensamiento.

Confirmación científica del Alfabeto del Pensamiento

   Según la Teoría Física de Supercuerdas existe una fuente original formada por diminutas cuerdas, que al vibrar van creando todo lo existente. A esa misma cosmovisión llegué independientemente, como se muestra en el Cuadro 5 cuando intenté representar el espacio de 4 Dimensiones Absolutas, que se proyectan relativamente como nuestro Universo Espacio-Tiempo, en el cual creemos que vivimos. Dicha cosmovisión se representa en la figura de 4 picos.

   Aquella coincidencia me reafirma en que existe algo original, que es fuente de todo lo manifiesto. La figura de 4 picos se adopta entonces para representar a la 4 ª Dimensión o Dimensión Absoluta, a la que llamaré posteriormente Perséfone.

undefined
Cuadro 5. Imagen circular del Alfabeto del Pensamiento.

2.2 Intuición del Alfabeto del Pensamiento

El encuentro con el AP

   Se trata ahora de comprender el Círculo Original para ver qué es el AP. Todos los círculos generados en el Universo tienen como fundamento común al número π. Este número, por el principio generador y transformador de imagen y de semejanza, tiene que haber sido transmitido a todos los círculos del universo por el número π del Círculo Original. Investiguemos entonces a π en los círculos creados, para comprender el AP, como se ve en el Cuadro 6.

undefined 

Cuadro 6. El Círculo Original del AP y el número π.

La manifestación del AP

   Trasladamos entonces las 22 partes, en que han quedado divididos los 3 diámetros, a la circunferencia del Círculo Original, lo que se representa en el Cuadro 6. Ésta queda compuesta por 21 arcos de longitud 1/7= 0,14285… racionales más un arco irracional, ligeramente menor, que corresponde a la parte irracional del número π, que es 0,141592….

   Cuando dibujé la circunferencia con sus 22 arcos intuí que vibraban y que transmitían 22 vibraciones esenciales (ve), que originan todas las ondas y todas las partículas del Universo. El paso siguiente fue advertir que entonces aquellas ve encarnaban en 22 pensamientos alfabéticos (pa), que generan el pensamiento humano, como se ve en el Cuadro 7.

undefined
Cuadro 7. La generación del pensamiento humano a partir del AP.

El encuentro con las ve y con los pa

   El paso posterior es encontrar aquellos 22 pensamientos alfabéticos, para lo que reparamos en las naturalezas de la música y del pensamiento. Cuando se escribe la nota “do”, estas dos letras no son la nota “do”. La verdadera nota “do” es la vibración en la mente de la nota do emitida por un instrumento. Aún más, la nota do original es la ideal a la que remite aproximadamente “do” en cualquier instrumento.

   Así ocurre con las 22 palabras sonoras que aparecen en los arcos del círculo del Cuadro 8. Al pronunciarlas en su versión española originan 22 vibraciones mentales en la persona hispana, que serán diferentes en cada una, pero que remiten todas a los 22 pa. En la versión inglesa de este artículo aparecerán los pa en inglés.

   Hemos hecho corresponder además a los 22 arcos con las 4 Dimensiones de la Conciencia Humana. Que sean precisamente aquellas 22 palabras sonoras aparece explicado en el libro, pero se corresponden con la naturaleza de nuestro sistema solar, que también ha sido generado por las 22 ve, así como todas sus formas circulares por el número π.

undefined
Cuadro 8. Las vibraciones mentales de las 22 palabras son los 22 pa.

   Los 22 pa van produciendo pensamientos sinónimos y derivados en las diversas culturas. Así ocurre con todas las palabras en todos los idiomas, como: casa, house, Haus, maison, dom, etc. Las palabras son también diferentes pero todas remiten al mismo pensamiento.

Las 22 palabras sonoras

    Cuando, por ejemplo, se pronuncia el pa “Ideal” brota una vibración mental que se corresponde con el pensamiento alfabético “Ideal.1”. Esto es análogo a entonar la nota “fa”, porque también brota en la mente la vibración musical “fa”. Ésta es la verdadera nota musical, no la palabra escrita fa.

   Recuerda que las 22 palabras sonoras, análogamente a la música, no son los 22 pensamientos alfabéticos; estos lo son las vibraciones esenciales universales correspondientes a las vibraciones mentales al pronunciarlas. Como ya sabemos, aquéllas son las siguientes, que ya vimos e el Cuadro 8:

LOS 7 PENSAMIENTOS ALFABÉTICOS PERSONALES

“Ideal.1” e “Idea.2”

“Enlace.3” y “Verificación.4”

“Unión.5” y “Estabilización.6”

“Atención.7”

LOS 7 PENSAMIENTOS ALFABÉTICOS SOCIALES

“Avance.8” y “Límite.9”

“Involución.10” y “Evolución.11”

“Retroacción.12” y “Desintegración.13”

“Purificación.14”

LOS 7 PENSAMIENTOS ALFABÉTICOS CÓSMICOS

“Eclosión.15” y”Transubstanciación.16”

“Comunión.17” y “Desprendimiento.18”

“Individuación.19” y “Resurrección.20”

“ Consumación.21”

EL PENSAMIENTO ALFABÉTICO ABSOLUTO

“Perséfone.22-0"

2.3 Algunos ejemplos sencillos que confirman la existencia del AP

   En todo el libro (APyCS) se está viviendo el AP, así como la RC, la PM y la CS. Lo que estamos haciendo ahora es mostrar unas sencillas y breves explicaciones para conseguir el propósito de acercarnos al conocimiento del C19, con ayuda del AP, para así emerger de la situación actual. Para familiarizar más al lector con el AP, se incluyen algunos ejemplos.

El AP en la elaboración del pensamiento humano

   En los Cuadros 9 y 10 se muestra cómo nuestro modo de pensar procede de los pensamientos alfabéticos del AP. Se añade además un  ejemplo del pa "Purificación.14" por medio de un koan.

undefined
Cuadro 9. Manifestación del AP en el pensamiento humano.

undefined
Cuadro 10. Continuación del anterior y Purificación.14 en el Koan.

   En el Cuadro 11 se describen los pasos secuenciales de la generación de la pareja humana; aunque algunos de ellos no se cumplan, están ahí:

undefined
Cuadro 11. Generación de la pareja humana.

   En el Cuadro 12 aparecen las distintas etapas culturales con características que proceden de los pa de las Dimensiones Personal, Social y Cósmica:

undefined

 Cuadro 12. Etapas culturales.

2.4. Hay que conocer la entidad arquetípica Diablo para superar la naturaleza apocalíptica de estos tiempos

   Para conocer la naturaleza apocalíptica de los tiempos actuales es más necesario que nunca asumir la existencia de la entidad arquetípica Diablo, que mora, como otros arquetipos, en el Inconsciente Colectivo de la Humanidad y que gobierna en el bien y en el mal terrestres. No se trata pues de alguien con rabo y con cuernos, como se le suele representar en la simbología. Añado que son necesarios todos los pasos que estamos dando para llegar a nuestro objetivo.

   2. 4.1. El bien terrestre y el mal terrestre

Bien-satisfacción y mal-insatisfacción

   El yo, que creemos ser y que nos representa, llama bien a lo que le permite eliminar sus necesidades, porque alcanza así satisfacción, aunque sea efímera. El yo llama mal, por el contrario, a todo aquello que le impide saciar sus necesidades, ya que por ello experimenta insatisfacción y ésta permanece además como algo desagradable en la mente. Existen pues estas 2 dualidades básicas terrestres: bien-satisfacción, la cual se completa con mal-insatisfacción.

   Se manifiestan también el bien y el mal en la interactividad del sistema social, debido a los ideales y normas que en aquél se generan. Serán considerados buenos los que los acepten, defiendan o expansionen; serán en cambio malos aquéllos que los rechacen, ataquen o restrinjan.

El bien y el mal están enlazados y también unidos

   El bien y el mal están enlazados por ser elementos duales, como se ve en los siguientes ejemplos: 1) El grupo de sujetos A de un país llama su bien a satisfacer su necesidad de consumir el producto x, pero esto mismo es el mal del grupo de sujetos B, que no lo pueden consumir porque es escaso; 2) El bien del águila es cazar al conejo, lo que para éste es su mal o viceversa.

   El bien y el mal están unidos además establemente de la siguiente manera: cuanto más avanza el bien más lo hace el mal y éste puede producir el bien o a la inversa. Del primer caso está el ejemplo de la policía y la criminalidad organizada, pues cuanto más científica es la primera más lo es la segunda. Del otro caso se tiene el ejemplo de una enfermedad grave, pues inicialmente aparece como mal; pero una vez que se ha recobrado la salud, la nueva perspectiva vital aparece entonces como bien.

   2. 4. 2 El Diablo aparece debido a la encarnación desviada del Alfabeto del Pensamiento en esta humanidad

El Diablo aparece debido la encarnación desviada de los pensamientos alfabéticos (pa) 8 y 9 del AP

   Con los pa "Avance.8" y "Límite.9" se inicia la Dimensión Social (DS) en el AP. Lo que era personal en la Dimensión Personal (DP) se expande socialmente en la relación con los demás; ahora la conciencia es sociopersonal.

   Se generan fronteras (7) como límites (9) de las relaciones entre los miembros de la misma sociedad, así como entre sociedades distintas. Estos pa son esenciales para entender el fundamento existencial de los virus, como hemos visto en 1C19.

   Aparecen también el bien y el mal personal y social porque el caos personal de la DP tiene que someterse al orden social y al Gobierno (8-9) que lo mantiene en la DS. Esto origina aceptaciones y rechazos en los homínidos que forman parte de la misma sociedad, experimentándose el bien y el mal terrestres. Es pues con los pa (8-9) donde aparece la entidad arquetípica Diablo, que es el que gobierna en el bien y en el mal terrestres, así como en todas las organizaciones sociales.

   El Demonio, en cambio, es una creación humana en la Mente Colectiva, cuando la sociedad entroniza al Diablo exclusivamente en los temas terrestres sin que haya motivación celeste. Nuestra cultura está demonizada porque vive en función de las demandas terrestres de los homínidos; no hay “más allá de…”, así precisamente con puntos suspensivos, sin decir “de qué” y “a qué”.

La demonización de la cultura

   La demonización es la clave de la desviación de la evolución humana, que rechaza entonces el mensaje de regeneración del cielo contenido en la mutación que impulsan los virus, provocándose así, como vimos en 1C19, el deterioro celular.

   Las imágenes del Cuadro 13 son precisamente de Crono (Diablo). El tiempo es una de las grandes ataduras de los homínidos al acontecer terrestre o a los objetivos que ellos mismos planifican; se acaba viviendo con esclavitud el tiempo, que sabemos que es irreal.

   Se le representa en el avance (8) de la arena hasta llegar a su límite (9) en la base del reloj. También ocurre con la uva, que con el tiempo se transforma en vino. El puente se construye mediante avances (8) sucesivos hasta llegar a su límite (9).

   El tiempo es una gran atadura en la que nos enrollamos más y más. Solo existe en nuestro Universo Espacio-Tiempo, pero carece de realidad en la Dimensión Absoluta, donde sólo hay Silencio.

undefined
Cuadro 13. Crono (Diablo) generado a partir de los pa 8 y 9.

   2. 4. 3 El Diablo en la Mitología y en la Religión

El diálogo permanente Cielo-Tierra en el hombre

   El dios Saturno, que representa al Diablo en la Mitología, unido con su madre la Tierra, o diosa Gea, cortó los testículos a su padre cósmico el dios Urano, privándole de su poder generador directo sobre la Tierra. Aquellos dos dioses Saturno y Gea mantienen, por tanto, el poder sobre lo terrestre, pero orientando lo que es puramente celeste hacia el Cosmos, que es el reino de Urano.

   Hay pues un diálogo permanente en nosotros: el que nos desvía hacia lo terrestre y el que nos orienta hacia lo celeste, gobernados por el Diablo como entidad arquetípica en el Inconsciente Colectivo. Con ayuda del Discernimiento el hombre puede orientar su vida hacia el mensaje cósmico de Urano que anida en aquél.

   También el planeta Saturno es el límite (9) de nuestra mirada propia cuando avanza (8) en el sistema solar, lo que mantiene desde la plataforma bellísima de los anillos, que lo limitan (9). El sentido corporal de la vista no puede avanzar (8) más allá de aquél. Para alcanzar el cielo de Urano con su mensaje cósmico se avanza, por tanto, después del límite de Saturno. Sus manifestaciones sociales se muestran en el Cuadro 14.

undefined
Cuadro 14. Saturno o Diablo que rige el Bien y el Mal Terrestres.

   Saturno será considerado pues el Diablo que gobierna en el Bien y en el Mal Terrestres, a los que el filósofo persa les llamará Ormuz y Arimán. Tuvo esta concepción una gran influencia en el Judaísmo, que lo transmitió al Cristianismo y al Islam posteriores. En estas religiones el Diablo junto con Yahvé-dios originan la creación humana.

El Mago Blanco y el Mago Negro. Lucifer y Satán

   Llamaremos Mago Blanco y Mago Negro respectivamente a aquellos dos principios persas. Los 2 Magos no son personajes con túnicas y conos en la cabeza, sino principios arquetípicos por los que se manifiesta el Diablo. El Mago Blanco nos incitará a realizar el Bien Terrestre y el Mago Negro al Mal Terrestre engañándonos para ello con falsas promesas de felicidad y de realización en la vida. Nos dirá el Mago Blanco, por ejemplo, sé honesto; mientras que el Mago Negro dirá que no importa ser deshonesto si así se triunfa. En ambos casos es lo mismo: Tierra sin Cielo.

   Pretenden aquellos que el hombre vea aquel engaño con ayuda del Discernimiento y se oriente hacia el Bien Cósmico. Muy distinta es la función del Demonio, que nos ata sin orientación cósmica a lo exclusivamente terrestre mediante las figuras correspondientes de Lucifer, o bien exclusivamente terrestre, y de Satán o mal exclusivamente terrestre.

   Ya hemos dicho que la Humanidad del “Homo sapiens” está demonizada, pues vive solo en función de la Tierra con ausencia del Cielo. Incluso los que creen vivir enlazados al Cielo, lo convierten en tierra con los ritos, preceptos religiosos e imágenes a las que adoran.

El Diablo en el Corán

   En el Corán, Azora xv, entre las aleyas 30 a 42 dice lo siguiente Iblis (Diablo) a Alá antes de la creación del hombre:

…Porque me extraviaste les embelleceré sus malas acciones en la tierra y los extraviaré a todos, a excepción hecha de quienes, entre ellos, sean tus servidores devotos….

   Son muchísimos entonces los que creen que están realizando el bien, cuando lo que realmente hacen es servir al Diablo. Esto lo tenemos siempre en cuenta, como situación de partida, para poder entender a la Humanidad y lograr entonces su evolución. Hay que “vencer” al Diablo, lo que se expresa en el Cuadro 15.

undefined
Cuadro 15. Al Diablo se le vence con el Amor, la Belleza y la Esperanza.

La encarnación de la onda celeste en la Tierra

   En el Cuadro 16 se expresa la encarnación en la Tierra de la vibración celeste Diablo, que procede de los pa 8 y 9. La onda terrestre, representada simbólicamente por la serpiente enroscada en el árbol, que se mueve como una onda sobre el suelo terrestre, le aguarda para “abrazarlo”.

   Aquella imagen nos muestra pues que la Tierra esta entregada al Diablo, ya desde el principio, debido a la permanente influencia de Saturno. Le es necesario pues al “Homo sapiens” tener sentimiento de especie para “ir más allá” de lo exclusivamente terrestre y que su evolución sea cósmica. Solo así la especie humana se mantendrá en la Tierra y entenderá el mensaje de los virus.

undefined
Cuadro 16. La encarnación en la Tierra como Diablo del ángel o vibraciones esenciales 8 y 9.

2. 5. El número 666 de la Bestia y el Cielo del C 19

Calcular el número de la bestia 666

   El Apocalipsis de Juan (36) es un libro escatológico, que describe los tiempos finales, precisamente en 22 Apartados como vibraciones tiene el AP, y con ellos la aparición de la bestia. Este tipo de libros no hay que entenderlos literalmente, pues su lenguaje es metafórico y mitológico; son aplicables en sus principios generales a cualquier tiempo. En 13-18 dice lo siguiente:

“…Aquí está la sabiduría. El que tenga inteligencia calcule el número de la bestia, porque es número de hombre. Su número es 666….”
Como el hombre es una encarnación de los 22 pensamientos alfabéticos en las 4 Dimensiones de la Conciencia Humana, expresamos lo siguiente:

≈ El número 6 de las unidades de 666 es el 6 de la Dimensión Personal “Estabilización.6”, que representa todo aquello ya sedimentado, que es mantenido en la mente del homínido.

≈ El número 6 de las decenas de 666 es el 6 de la Dimensión Social “Desintegración.13”, que es todo aquello de lo que hay que desprenderse para resucitar en la Dimensión Cósmica.

≈ El número 6 de las centenas es, por tanto, en la Dimensión Cósmica “Resurrección.20”. Nos preguntamos entonces: ¿qué resucita?

⃰ La individualidad original (19) resucita (20) de su muerte (13=20-7) en la mente del “Homo sapiens”, debido a la influencia de las entidades demoníacas (9=20-11), que han sido creadas por él mismo a través de su desvío evolutivo (12).

⃰ El opuesto en 11 a 20 es 9, esto es, resucita también el Diablo (9).

   Para que exista una humanidad nueva, hemos de arrojar antes afuera la bestia que llevamos dentro. Nos encontramos en tiempo apocalíptico en el que está saliendo a flote todo lo decadente de esta humanidad. Lo que ocurre es que el yo se asusta por estas cosas, aunque él mismo las provoca con su evolución desviada. ¡Tenemos que expulsar la bestia que vive en nosotros para recibir puramente el mensaje cósmico y asimilar así a los virus!

El simbolismo del derrumbamiento de las Torres Gemelas

   En el Cuadro 17 (04-1.996) en New-york se ve desde la Catedral de San Patricio el edificio del 666; nos pareció que este hecho era como tentar al Diablo. Seguimos paseando y apareció un pub, en cuya fachada estaba el Dr. Jekill como bestia. Nos estremeció entonces aquella coincidencia entre el número de la bestia 666 anterior y la bestia simbolizada en el pub.

   Aparecen además en el Cuadro 17 las Torres Gemelas. Como las columnas de Femenino y de Masculino de la simbología de Mercurio, dios que regía el comercio y la comunicación, pretendían ser aquéllas un enlace en el infinito entre la Tierra y el Cielo.

undefined
Cuadro 17. Relación apocalíptica.

   Entiendo que lo anteriormente dicho tiene relación con el ataque con fuego a las Torres Gemelas y su incontrolado desmoronamiento propio en 0:45h, a lo que se añade el sacrificio humano de las víctimas. Para interpretarlo he consultado el Apocalipsis de Juan, teniendo en cuenta la naturaleza de esta clase de libros: no hay secuencia temporal, los hechos pueden manifestarse aislados o en grupos enlazados y se entremezcla lo real con lo virtual:

“…vi otro ángel que bajaba del cielo con gran poder, a cuya claridad quedó la tierra iluminada. Gritó con poderosa voz, diciendo: Cayó, cayó la Gran Babilonia…. Llorarán, y por ella se herirán los reyes de la tierra que con ella fornicaban y se entregaban al lujo cuando vean el humo de su incendio…diciendo:… porque en una hora ha venido su juicio… Llorarán y se lamentarán todos los mercaderes de la tierra…”.

   Hay coincidencia incluso con las 0-45h. anteriores. Está muy claro entonces, que nos encontramos en una fase de consumación (21) cultural. No es una crisis más lo que estamos viviendo ahora, estamos en un período apocalíptico.

           EL CRISTO Y EL ANTICRISTO

           Di Doncella del Valle, ¿quién es Cristo?

           Nadie conoce a Creador,

           solo Amor en Cristo.

           Siendo así Doncella del Valle:

           Yo no amo a Cristo,

           soy amor en Cristo.

           Dime Diablo, ¿qué es Cristo?

           El Cristo no es Judas y Jesús.

           El Cristo no es Anás y Nicodemo.

           El Cristo no es espinas y bálsamos,

           el Cristo es el Anticristo.

           Y tú Diablo, ¿qué eres?

           Yo soy la Cruz que se rechaza,

           cuando se busca a el Cristo.

           Siendo así Diablo:

           En el eje horizontal está el Cristo,

           en el eje vertical está el Anticristo.

           …………………………………..

           ¿…………………………………?

           Centro es Mirada en Cristo.


Aparición del Diablo en el cielo del C 19

   Dijimos en 1C19, que el C19 se forma como virus definitivo el 10-01-2.020, debido al carácter cíclico de los movimientos planetarios, como se ve en el Cuadro 18. Se observa una gran conjunción en Capricornio integrada por: Saturno, Júpiter, Plutón, Sol, Mercurio y Nódulo Norte.

   Explicamos en 1C19 que la regencia quiere decir, por ejemplo, que siendo Saturno el regente de Capricornio y de Acuario, como aparece en el Cuadro 18, cualquier planeta que en su movimiento se sitúe en dichos signos tiene sus manifestaciones condicionadas por Saturno.

   Aquello nos indica que están gobernados por Saturno: Júpiter, Plutón, Sol, Mercurio y Nódulo Norte. Tiene lugar su dominio con mucha fuerza porque además precisamente Saturno está en Capricornio, donde manifiesta singularmente su poder. Debido a otras relaciones planetarias, que explicamos en C19, resulta además que gobierna también las influencias del resto de los planetas.

undefined
Cuadro 18. Saturno gobierna todos los planetas del cielo en el 10-01-2.020.

   En definitiva todo el Cielo del 10-01-2.020, en el que se formó el C19 está gobernado por Saturno. Como el Diablo es manifestación de Saturno, todo el Cielo del 10-01-2.020 está gobernado por el Diablo. Como éste aparece unido al número de la bestia 666, como hemos visto anteriormente, se confirma una vez más que nos encontramos en un periodo apocalíptico de consumación (21) cultural.

La cultura del “Homo sapiens” se encuentra en tiempo apocalíptico.

3. REVOLUCIÓN EN LA CONCIENCIA.

   En esta Parte Tercera se repetirán algunas ideas ya expuestas anteriormente; pero se hace con matices diferentes y adaptadas a la Revolución en la Conciencia.

3. 1. Alfabeto del Pensamiento y Revolución en la Conciencia

El Alfabeto del Pensamiento genera la Revolución en la Conciencia (RC)

   Continuamos ahora con la Revolución en la Conciencia generada por el AP, que ya has conocido. Nuestra aventura no se detendrá aquí; iremos “más allá” y le daremos forma a la Cosmosociedad (CS) alcanzada con Purificación de la Mente. En la CS el hombre es verdaderamente libre, sin ataduras que ensombrezcan su pensamiento. Recibe entonces propiamente el mensaje cósmico de los virus.

Características de la RC

   La Revolución en la Conciencia que se propone en este escrito no pretende ni modificar ni mejorar las normas rechazables de esta sociedad, que es lo que sí hacen algunos “reformadores ingenuos”, pues estos absurdamente les aplican el mismo sistema de pensamiento que las ha llevado precisamente a que sean rechazables. El resultado, en este caso, es que las antiguas normas se reproducen en las nuevas, que son las mismas, pero con otro estilo. Nada cambia entonces sustancialmente y pasa como en el caleidoscopio, “en el que todas sus diferentes figuras dan vueltas y vueltas, pero están hechas siempre de los mismos cristales”.

   Lo que sí se pretende con la Revolución en la Conciencia es cambiar el enfoque y la luz de tu mirada interna, que son los que generan tu pensamiento. Será tu nuevo pensamiento el que transforme posteriormente el mundo, pues éste se ve y se construye según es el pensamiento que lo mira; aquel nuevo pensamiento tuyo será el que transformará tu vida. No quieras ya “tomar la Bastilla”, que cambió los sujetos sociales, pero manteniendo sus diferencias: al campesino le sustituyó el proletario y al noble el burgués.

3. 2. Conciencia y Mirada

El Discernimiento

   El Discernimiento descubre lo-que-es verdadero desuniéndolo de lo-que-no-es, pero sin tener un conocimiento predeterminado de lo que se busca. La verdad hallada finalmente está libre de condicionamientos; es así porque es así. El Discernimiento se vive con una felicidad genuina, según se descubre lo que es verdadero; pero la verdad se muestra solo a quien la ama. Esta verdad de la que estamos hablando es esencialmente distinta de las verdades relativas que se atribuye el yo que creemos ser.

   El Discernimiento separa tanto lo que es amor humano como lo que no es amor humano. Entonces por los canales abiertos fluye libre y eterno el amor-en-sí . Éste carece de referencias a los sentimientos concretos, como los que se mantienen a las personas, que se han hecho objetivos. Es sencillamente amor sin sujeto que ama y sin objeto que es amado.

   No se tiene que confundir el Análisis con el Discernimiento. Mediante el primero, se busca lo que se quiere encontrar separándolo de lo que no se quiere; pero es conocido previamente lo buscado. Analizamos un compuesto para separar un determinado elemento, como ocurre con los minerales procedentes de las minas.

Mirada central y mirada periférica

   La diferencia más grande entre el presente y el pasado es que los antiguos vivían en función tanto de la Tierra como del Cielo, que sentían en su mirada. Para nosotros la variedad celeste es ahora solo la experiencia mental leída en un libro, el que vemos domesticado en un Planetarium y el que se ve entre los edificios.

   Todo se está aprendiendo por la mente, sin que se tenga experiencia personal sentida de lo que se habla y sin que la inteligencia lo haya mirado ni tan siquiera una sola vez.

   El centro de la circunferencia es una posición ideal, desde la que se ve cualquier punto de aquélla como una idea periférica. Esta mirada ideal caracterizará precisamente al “Homo intelligentia”, que hay en tí; se es entonces Tierra, pero con Mirada Solar Central. Los diálogos entre los homínidos actuales son, por su propia naturaleza, prácticamente estériles. Cada uno tiene una visión relativa del mundo, que siempre será distinta a la de cualquier otro.

Mirada interna y mirada externa

   La mirada ocular externa está enlazada a todo lo que existe en su entorno. Si aquélla se fija concretamente en “este río que se está mirando”, aparece finalmente verificado en la mente el pensamiento correspondiente “al río que se ve con los ojos”. Cuando se dice pues “este río que estoy viendo”, se está mirando en realidad, como hemos dicho, al “río que se ve en la mente” situado en la parte posterior del cerebro.

   El proceso anterior es posible porque existe previamente en la inteligencia la “idea río”, que se ve como imagen previa y que se enlaza a cualquier “río objeto”, que se ve por medio de los ojos en la mirada externa. Gracias a esa comparación se sabe precisamente que es un río y no una montaña. Además, el “río objeto que se ve ocularmente” verifica su semejanza con la “idea río” que se tiene en la inteligencia.

   Se están viendo por tanto 2 ríos: el “río-objeto” con la mirada ocular externa y “el pensamiento-río” con la mirada interna en la mente. La mirada externa tiene base ocular y permite ver los objetos del mundo exterior, pero está enlazada con la mirada interna, en la que el objeto seguidamente se transforma en pensamiento.Todo ello lo representamos en el Cuadro 19, en el que se ven las dos miradas. Generalmente no se percibe la mirada interna cuando se piensa.

undefined

Cuadro 19. Miradas externa e interna.

Los 4 Universos

   Como aquello se repite una y otra vez con todos los objetos que pueblan el Universo Objetal, se crea otro Universo Mental “contiguo” dentro de nosotros, al que se mira internamente. El Universo Mental creado está lleno de los mismos contenidos que pueblan el Universo de Objetos. Incluso en cualquier momento es posible representar cualquier contenido mental, como “aquella idea concreta de río que fue visto con los ojos”, sin necesidad de ver al mismo tiempo el objeto correspondiente, gracias también a la ayuda de la memoria.

 “Seguidamente” está el Universo de Ideas, en el que se “encuentran”: los ideales y las ideas de todos los objetos, los principios matemáticos, etc. Finalmente el Universo Intuicional es peculiarmente accesible mediante la iluminación en la Inteligencia. Se ha manifestado en muchos humanos: místicos, artistas, científicos, etc. Se intuye en el Cuadro 20 “más allá de” la mirada tridimensional de los personajes que están dentro de la esfera.

undefined
Cuadro 20. Universo Intuicional.

   Los tres primeros universos son considerados en la Filosofía de la Ciencia por K.R.Popper. El investigador científico observa el Universo de los Objetos y, a partir de su propia mente, establece relaciones racionales de los objetos, con los que se puebla el Universo Mental Humano. A partir de ahí, elabora tesis y principios que “nutren” al Universo de Ideas Humano.

El amor humano

   Cada nativo de ambos sexos, se encuentra unido a Hombre a través de las dos cadenas de dualidades ascendentes, que se ven en el Cuadro 21: Hembra-Mujer-Femenino y Macho-Varón-Masculino. Aquellos elementos se encuentran revueltos en el lenguaje social existente, pero es necesario que los distingamos.

 undefined

Cuadro 21. La dualidad sexual.

   Hombre es en el Universo Intuicional, no es representable, solo intuible. Masculino y Femenino pertenecen al Universo de Ideas; son ideas intangibles y universales, ajenas a cualquier valoración. Varón y Mujer aparecen en el Universo Mental; son consecuencia de los roles sociales desempeñados. Macho y Hembra se muestran en el Universo Objetal y son reconocibles por sus rasgos físicos.

   El Amor fluye por entre aquellas dualidades, como también lo hacen la Inteligencia y la Energía, cuya triplicidad es unitaria en Hombre. Porque somos Energía, creamos; porque somos Amor, amamos; porque somos Inteligencia, pensamos. Se es, no obstante, unidad en Hombre. El amor a la sabiduría contiene la peculiaridad que distingue y nutre de energía a lo que es específicamente humano.

3. 3. La semilla del hombre nuevo que mora en el “Homo sapiens”

   Mora en ti la semilla del hombre nuevo evolutivo, conocido como “Homo intelligentia”, que espera ser liberado como la princesa del cuento, que yace hechizada en su castillo. Aquella semilla contiene todas tus aspiraciones de una vida mejor y diferente.

   Tienes tú que cuidarla y en ese empeño irás encontrando la felicidad que anhelas. Creerás así en ti y en tu vida, que la sentirás en comunión cósmica con todo lo que te rodea. Tiene que nacer de ti el hombre nuevo, que eres tú mismo. Solo así podremos recibir el mensaje cósmico que transmiten los virus, ya que nuestra conciencia y la que ahora origina los virus será una sola conciencia.

           LA PRINCESA Y SU DRAGÓN

           Mujer, es tan encantador tu femenino,

           que un dragón lo custodia, fiel cancerbero,

           en una cueva con puerta en velo fino.

           Si tu luz ve, que el sin par y armado caballero

           lucha sin miedo a la muerte negra del dragón fiero,

           pon las siete cabezas de su cuerpo antidivino

           bajo la espada redentora, amor masculino,

           y tu alma de alada princesa, a la que venero,

           volará libre, sin límite y sin saber el camino,

           que trazó el eterno destino.

           Yo princesa, te quiero.

Este cuento late en la Revolución en la Conciencia

4. PURIFICACIÓN DE LA MENTE.

   Todo lo que vamos diciendo es necesario en la existencia humana. Para que seamos hombres trascendentes, que miran “más allá de…” es para lo que el Cosmos en conjunción con la Tierra nos ha creado. De esta manera, las células recogen y asimilan el mensaje purificador que les transmiten ahora los virus generados en sí mismas.

4.1. La necesidad de purificación

Aparición de movimientos transgresores

   Cada vez está más erosionada la vida social y de una forma automatizada casi todo se confía a la promulgación de más y más leyes, que no solucionan el fondo de las cuestiones. Hay pues destrucción, pero sin que haya iniciativa propia de purificación, para que sea posible una sociedad nueva al llegar esta actual a su consumación.

   Teniendo en cuenta cómo son los ciclos vitales, forzosamente tienen que surgir, antes de su consumación, mensajes transgresores de purificación para Salvar la Tierra, como es el caso del libro APyCS y de los artículos del Blog. Precisamente el C19 está sacando casi a flote la bestia apocalíptica que hay que purificar, para que haga eclosión la Cosmosociedad.

La renovación periódica del mundo

   En las antiguas culturas estaba muy extendido el mito de la renovación periódica del mundo, que corría a cargo de las diversas mitologías; se mantenía así la pureza (14) de la existencia presente dentro del ciclo de la vida. Todo comienzo lleva implícito su fin, con lo que se retorna al Caos Natural; hay siempre un “Año Nuevo” que se abre desde el “Año Viejo”.

   Aquel mito camuflado y desnaturalizado persiste en las culturas actuales, cuando en la celebración de la “noche de fin de año”, todos se desean un feliz año nuevo. Otro ejemplo es la celebración del cumpleaños, en el que el Sol retorna a la posición inicial que tenía en el nacimiento y se abre entonces un ciclo nuevo. Ambos, no obstante, se celebran sin el debido ritual celeste.

   Ahora bien, para que fuera efectiva la renovación, tenía que darse la destrucción de lo existente, lo que permitía la existencia de un orden nuevo purificado. Se concebía la vida como ciclos de destrucción-construcción; es como si dios se renovara a sí mismo como dios ya manifestado.

4.2. La purificación personal

   Situación de partida

   El yo que creemos ser se expresa así: “yo soy estudiante”, pero advirtiendo que aquel yo se identifica con ser estudiante y que esta identidad crece más, cuando gusta también serlo. Se dice asimismo: “yo leo un libro” con unión particularmente estable entre yo, “leo” y “libro”, pero además pudiendo estar integrados los tres contenidos mentales: yo, “leo” y “libro”. Así es como piensa el yo con el que se identifica nuestra existencia y que tiene abducido al cuerpo en el que se sustenta.

   Existen además en la mente un gran entramado de personajes, que ha creado el yo y con los cuales se identifica. Si el sujeto se identifica, por ejemplo, con que es gordo, pero esto le molesta, siempre que haya un estímulo que despierte el personaje de “ser gordo”, sentirá desagrado.

   Si alguien le dice, por ejemplo, “seguro que a tí no te llevará el viento”, se sentirá molesto, porque el yo está identificado con “ser gordo” y esto le desagrada. Siempre que alguien se lo insinúe, le puede responder incluso agresivamente, si el personaje anida esta connotación procedente de los pensamientos alfabéticos (12) y (13). Se visualiza a yo y yo en el Cuadro 22.

undefined
Cuadro 22. Imágenes de yo y yo.

   Nos comportamos como una superestructura yo, que genera estructuras semejantes o personajes, formando un mismo árbol conjunto. Tenemos el ejemplo de la acacia, en la que sus hojas son semejantes a las ramas en las que se encuentran formando un conjunto fractal. Otro ejemplo es la figura fractal del Conjunto de Mandelbrot.

Distinción entre yo que se cree ser y yo que es

   Obsérvese que no digo yo que se es, sino que es, pues el yo del lector podría creer que yo es de él, que le pertenece, como cuando dice posesiva e impropiamente “mi cuerpo”. Realmente yo que se cree ser es obscuridad y yo es luminoso, como se explica abreviadamente en el Cuadro 22, lo que se matizará además posteriormente.

   Todo lo anterior puede suceder en la relación entre el homínido y Dios. Inicialmente aquél experimenta que hay “más allá del” acontecer terrestre y tiene Intuición Dios. Esto se mentaliza como un no-yo, pues se ve como algo distinto de yo, y finalmente se cristaliza dando lugar a que Dios sea solo una imagen en la mente, sin relación pues con Intuición Dios.

   El homínido piensa que cree en Dios, pero es falso, porque solo cree en su imagen cristalizada en la mente. Es en vano entonces que le rece, porque es como si yo le hablara a una parte de la mente que es la del no-yo, que se corresponde con la realidad externa que es propiamente Dios.

La inexistencia de paraísos

   Está muy expandido en el ámbito religioso que aquellos que han cumplido con las leyes que les dictan en su religión van a un paraíso cuando mueren. Esto lo cree así el yo y espera ir a un cielo maravilloso, lo que es un absurdo. Cuando el cuerpo muere, lo hace también la mente y el yo que se cree ser. Lo que permanece es el yo que es, que si es realmente un paraíso.

   Ocurre que el yo recibe la luz que emana de yo y la siente como un paraíso, que evidentemente no puede alcanzar en la Tierra, porque está en otra dimensión. Cuerpo, mente y yo mueren juntos porque son irreales; solo yo es real, que es idéntico al Ser Universal o Brahman.

   Si suponemos un jarrón vacío, dentro y fuera hay aire separados por la arcilla. Si el jarrón (yo) se rompe (muerte) el aire interno (Atman) es entonces aire universal (Brahman). La inmortalidad a la que aspira el yo solo se puede alcanzar si se vive en yo.

Objetivo final

   Se quiere decir de una manera plena, como una emisión pura y sin condiciones: yo. Éste es una implosión de la triplicidad Energía-Amor-Inteligencia, que es libre por su propia esencia y el motor interno en el que se apoya la necesaria transformación de la sociedad. Aquel yo o Atman, es sustancialmente lo mismo en cada hombre y su expresión de especie humana única es Yo o Brahman.

   Si se vive desde yo se puede decir entonces: “yo soy”, pero separando “yo” de “soy”. El sujeto tiene que expresarse así: “yo soy escritor”, pero sin identificarse con ser escritor. Cuando dice aquél en cambio: “yo leo un libro” se separa de “leo” y no se integra en la mente con “libro”.

   Aquel yo no se identifica con ningún personaje. No es ni gordo ni flaco y ni le molesta ni le agrada cualquiera de los dos atributos, porque es libre. Aunque el cuerpo sea efectivamente gordo o flaco, yo no lo es.

   Se recobra la identidad perdida y se vive en la verdadera libertad, cuando el yo se desidentifica de los personajes que han ido encerrando al yo en una prisión obscura. Dichos personajes se crean desde la Dimensión Personal; pero se estructuran y se expanden en la Dimensión Social, incorporando además mecanismos de defensa. Vamos a ver de una manera global esta situación y cómo se depura.

Mirar la mente

   Todos los personajes hay que mirarlos en atención en la mente, como quien ve algo que le es ajeno. Hay que contemplarlo así: sin implicarse y viendo cómo funciona. Lo más normal es que, al cabo de algunos segundos, la mirada en atención desaparezca y que el yo se identifique con el personaje que estaba mirando.

   Según va cesando la identificación, el yo va perdiendo el subrayado y se dice: “yo leo el libro”. En este caso “yo” comprueba que no lee el libro, sino que algo por medio de él mira que “se lee el libro”. Se pasa así con pureza a otro pensamiento nuevo y no quedan, por tanto, residuos en la mente. Cuando la desidentificación se vive ya como algo estable, yo se va transformando en yo, que es el centro de la mirada.

   El Amor a la Verdad es lo que nos ilumina para querer ser libres y recuperar la identidad perdida. El Discernimiento es el que permite distinguir en la mente y el que separa en ésta a los encadenamientos con los que se identifica el yo.

Ausencia de intencionalidad personal

   El yo se caracteriza por su intencionalidad en la acción; siempre actúa por algún motivo, el cual le lleva a otro y así sucesivamente. No hay que tener, por tanto, ningún tipo de intención mentalizada en la búsqueda de la verdad; solo sentir la necesidad de la liberación como una llama en el corazón.

   Es la verdad la que quiere manifestarse y nos presiona desde su encierro. Hay que mirarla, abrirle el camino hacia nosotros mismos viviendo su vibración y escuchando su palabra en la mente que se va purificando. Pacientemente se la deja así operar una y otra vez.

4.3. La vía de liberación

Estados de actuación

   Es el yo el que ha creado sus sombras y sus personajes, sobre todo como autodefensa, con la energía-amor-inteligencia que tiene disponibles. No se va entonces a desprender sin más de aquellos, que son él mismo. Sabe que tiene que reorientar su vida, pero intentará toda clase de subterfugios para mantenerse como básicamente es; no dudará en autoengañarse como ya tiene por costumbre. Hay que partir de que hay una llamada interna que le dice: ¡basta ya!

   No hay que intentar que el yo reprima a sus personajes con esfuerzo mental, con ritos religiosos o con técnicas espirituales, porque los personajes se autodefienden y se enraízan más. A continuación te muestro dos vías muy conocidas por los que se inician en la vida espiritual, con las que puedes comenzar en la separación de tus sombras:

Primera vía

   La primera vía consiste en mirar, en estado de meditación y con ausencia del yo, a los personajes y a todos los contenidos mentales que van apareciendo, desde la luz de tu mirada interna, y ver que solo son representaciones en la mente. Se produce entonces la desidentificación espontáneamente, sin que el yo fuerce nada.

   Aquella postura en la que la mirada ve como diferentes de sí misma a todas las representaciones mentales que mira, has de mantenerla en la vida diaria. Al principio requiere atención, pero después se convierte en algo natural. Si pierdes amigo lector esta postura, la restituyes sin contrariarte, porque “Purificación.14” del Alfabeto del Pensamiento te ayuda a purificar el yo.

Segunda vía

   Una segunda vía es mirar en vivo a los personajes, cuando suplantan al yo en cualquier circunstancia, como cuando eres lo siguiente: miedoso, colérico, trepante, piadoso, “buenista”, cuidadoso, etc. Esto te exige plena atención y discernimiento, porque tienes que seguir comportándote así: “dominado” por el personaje, pero simultáneamente viendo desde la mirada interna como meros contenidos mentales al yo, al personaje y al no-yo correspondiente a aquella circunstancia vivida.⃰

   Método Zen: He comprobado que la vía anterior es muy efectiva, la cual se completa con la de mirada a la respiración del método Zen. Hay que estar relajado en una situación cómoda y mirando a la inspiración y a la espiración, viendo como el aire entra en los pulmones y como sale al exterior. Al principio es la mente la que mira a la inspiración y la a espiración como contenidos suyos, pero en una etapa posterior es la mirada interna la que los ve desidentificándose, por tanto, de ellos.

Atención para que el yo no se apodere de la naciente realidad tiñéndola

   Has de tener un especial cuidado, como ya sabes, para que el yo no se apodere de la luz, que va apareciendo, y recubra con ella a sus personajes, convirtiéndolos en demonios. Éste es el caso de los que embellecen el “mal” y así extravían a los que les escuchan, que es cómo se comporta Iblis (Diablo) según el Koran. Un ejemplo es la falsa bella mirada de los “buenistas”, a la que es necesario reconocer para no ser engañados.

Liberación de todos los personajes

   Hay personajes que gustan y otros que se rechazan. No solo hay que desidentificarse de estos últimos, sino que también hay que realizar la liberación de los personajes que creemos que son buenos, aunque produzca desencanto. Todos los personajes tienen la misma naturaleza; todos obscurecen al yo y nos cierran el camino hacia la libertad.

   Si alguien se identifica con la ira y le desagrada ser visto así, pondrá mucha voluntad para desidentificarse del personaje irascible. Generalmente no se hace como se está diciendo aquí, sino forzando al yo, con lo que éste se recrece con la energía mental que se le aplica.
   Si después de mucho esfuerzo, en cambio, alguien consigue una meta social con la que se identifica, difícilmente querrá liberarse. Se resistirá y se dirá lo siguiente: que lo hará más tarde, que le ha costado mucho llegar ahí y ¡que ahora que lo está saboreando! Se trata en este último caso, como en todos, de más de lo mismo en la mente. Aquél es también otro personaje del que hay que desidentificarse, aunque resulte más difícil.

Amor a los personajes

   Los personajes han sido creados por el yo, con todo nuestro amor personal hacia nosotros mismos. Son afectividad y amor cristalizados, que por retroacción se vuelven defensivos. Hay que entenderlos y aceptarlos como si fueran niños mal criados, aunque efectivamente puedan llegar a ser muy crueles con nosotros mismos y con los demás.

Contribución de los 2 Magos

   El Mago Blanco se constituye en director de los personajes buenos y el Mago Negro en el de los personajes malos. El Mago Blanco dirá que el personaje bueno es el bien y que hay que perseverar y seguir así y mucho más todavía si se puede. El Mago Negro contará que el personaje malo está ahí para nuestro bien o nuestro placer, al que también se tiene derecho, y que se necesita para defendernos de este mundo, del que hay que desconfiar.

   Los personajes son fruto de toda una vida personal de dedicación a ellos y recogen también muchas experiencias aceptadas de la Humanidad; no se van a esfumar, por tanto, por un simple deseo. Se necesita tiempo y perseverancia, pero el fruto es la Libertad de yo que se desprende de las cadenas de yo, lo que se manifiesta con luminosidad creciente.

La transformación de la mirada

   La mirada interna cambia, se hace más limpia y la visión es más en abanico. Todo sigue en el mundo que observamos aparentemente igual, pero la óptica de nuestra mirada es sustancialmente distinta. Se comprende la totalidad sin realizar apenas análisis y los demás nos miran sin entendernos y sin poder encasillarnos como ellos quisieran, para tranquilizar así sus mentes. Posiblemente se puede ser rechazado, como el patito feo, y además incluso con agresión.

   Esta nueva mente personal se refleja en la del “otro”, si también está buscando la liberación, y no es entonces tan necesario el diálogo con palabras sonoras. Éstas se ven ahora estériles, como una mentira que era doblemente aceptada. Sin percibirse apenas, la Mente Colectiva también va siendo distinta.

4.4. La verdadera libertad: “yo soy yo”

Silencio y ser

   Va apareciendo así nítidamente la mirada interna, que es silencio que mira a distancia lo que aparece en la mente, que se experimenta como irreal. Esta mirada no se implica en lo que en ella se ve; es multidireccional y se observan como puntos ajenos los contenidos mentales.

   La mirada interna es el observador que observa lo observado, lo que se muestra trinitario. Finalmente, con ardiente deseo de liberación y Discernimiento, desaparece la trinidad irreal de observador, observación y observado, quedando únicamente el ser en sí o Atman, que es manifiesto por el humano libre de todo aquello en lo que se encadenaba.

Precauciones

   Todo lo que se está diciendo no puede ser dirigido por el yo, porque algunas veces se sentirá molesto o en peligro, e incluso intentará engañar o disuadir. Además, sabemos que el yo es intencional, siempre que hace algo es por algo; ser libre no es lo que quiere el yo, puesto que él está hecho en base a los propios encadenamientos, que él mismo crea.

   Tampoco puede ser dirigido verdaderamente por “otro cualquiera”, puesto que de hecho será su yo quien lo haga y al que intentará atraer. Hay que tener cuidado con la voracidad espiritual de muchos guías; pero sobre todo con nuestro personaje del niño, que siempre está dispuesto a entregarse a quien lo cuide, aunque sea con engaño.

   Se ve muy bien quién es el que dirige el proceso, cuando se cuenta la experiencia a alguien. Si en el diálogo se pronuncian las palabras: “yo” o “mi guía o gurú”, lo más normal es que nos estemos engañando y que esté empeorando incluso el estado inicial. Se repite una vez más, que los verdaderos guías son el Amor a la Verdad y el Discernimiento.

Comprobación

    Para verificar la evolución se puede realizar la siguiente prueba, en la que sucesivamente se va pronunciando una palabra menos. Hay que hacerlo en atención y mirando muy bien lo que se va diciendo:

. yo soy habitante de la Tierra y del Cosmos. (Hay identificación).

. yo soy habitante de la Tierra. (Va decreciendo la identificación).

. yo soy habitante. (Se inicia la desidentificación).

. yo soy. (Se va consolidando la desidentificación).

. yo. (Renace el Hombre Libre que mora en nosotros).

   Si aquél último “yo” brota despejado y puro, como una implosión de energía, existe evolución y el yo ha perdido el subrayado. Se comprueba repitiendo el mismo proceso, pero empezando esta vez por “yo”.

. yo soy. (Se manifiesta yo, pero siendo yo que es).

. yo soy habitante de la Tierra y del Cosmos. (yo es libre ).

Resolución

   El resultado final es la Libertad, aunque ésta puede ir apareciendo con diversos resultados en la mente. Algunos personajes pueden desaparecer porque ya no son necesarios, como los que son nutridos por los miedos; otros permanecerán readaptados, ya que pueden ser útiles para la supervivencia, como ocurre con ciertas destrezas que se han aprendido para mantenerse en este mundo de objetos.

   Siempre cesa, no obstante, la identificación y el yo se va tranquilizando cada vez más y los personajes pasan a ser amigos para el “yo”, cuando se va quitando el subrayado. Igual ocurre con los 2 Magos, que descubren su verdadera faz como protectores y cuidadores, manejando siempre el bien y el mal, pero de una manera distinta. Se entiende entonces en sí misma la siguiente expresión de Yahvé a Moisés: Yo soy el que soy. Se expresa este estado final en el Cuadro 23.

Purificación de la mente mediante Preguntas y Respuestas

   También para la Purificación de la Mente se utiliza la vía de Preguntas-Respuestas, que aparece en APyCS. Cada pregunta se anula con su respuesta y queda la realidad interna que es. Lo esencial no es la información que se muestra en la pregunta y su respuesta, sino el estado de atención y de liberación con el que se pregunta y se responde. Se consigue también, con los múltiples ejemplos, entender mejor el Alfabeto del Pensamiento.

undefined
Cuadro 23. Yo soy el que soy.

5. La Cosmosociedad.

   Si se quiere caminar hacia un futuro anhelado porque el presente ya no lo es, hay que cuidar que éste no se proyecte en aquél; vamos pues a dividir este apartado en dos partes. En la primera aparecerán unos ideales generales, cuya creencia nos motiva para “ir más allá” de lo que estamos viviendo. En la segunda mostraremos unas ideas generales que nos ayuden a realizar el tránsito de esta Sociedad de Consumo en Masa (SC) a la Cosmosociedad (CS).

5.1. Ideales generales

   Para que la célula reciba bien el mensaje cósmico, tiene que estar depurada la Mente Colectiva de todos los desechos culturales personales y sociales que se han ido acumulando durante la evolución decadente del “Homo sapiens”. Así estarán puros la mente del homínido para su equilibrio psíquico y sus células para los virus.

5.1.1 La Dimensión Personal

Hay que empezar depurando el yo que creemos ser

   El ideal del hombre es Hombre, sin sexismo, que puede decir yo con su plenitud de energía, amor e inteligencia. (Intenta tú decir así: yo. ¿Cómo te sale al decirlo? ¡Míralo bien desde tu fondo!

   El hombre de la CS se manifiesta pues así: “yo soy……… (esto o aquello)…”, pero lo dice libremente, sin encadenarse desde el interior de sí mismo con nada de “lo que cree ser”, tanto si se trata de esto como de aquello; con todo. Éste es el ideal personal humano, del que emana la libertad que impregna a las otras dimensiones.

Realmente: Yo soy yo. ¡Sin más!

Discernimiento y Amor

   El Discernimiento ama solo la verdad, pero acepta todo en principio: lo que es verdad y lo que no lo es. Separa entonces lo que es verdad y rechaza lo falso, siendo la verdad el estado natural de la Inteligencia. Por el camino libre que va abriendo el Discernimiento, circula con alegría vital el Amor y lo que se ama entonces se ama de verdad y es eterno.

   El Amor no tiene sujeto que ama ni objeto que es amado, es sencillamente amor que mantiene al Cosmos. ¡Tenemos tantos ejemplos de “amores humanos eternos” que acaban en desengaño! El amor con discernimiento es, por tanto, un ideal humano evolutivo.

La vivencia verdadera de femenino

   Para ello, la mujer tiene que integrar en su comportamiento su dualidad femenina como lo hace la vida en su propio cuerpo. Expresamos dicha dualidad en sus componentes femenino-lunar y femenino-venusino en el Cuadro 24.

   Aquello facilitará la integración en el varón de su femenino con su masculino, teniendo así un comportamiento virtual-real con la mujer, que gratifica a ambos, para lo que hay que fomentar en él su capacidad de discernimiento. La integración femenina de la mujer y su comprensión por el varón son pues dos ideales humanos.

undefined
Cuadro 24. La integración de la dualidad sexual en la mujer.

La purificación en la pareja

   Las vibraciones esenciales manifiestas en ambos han dado lugar a la atracción, pero aquellas mismas encarnan en personajes que provocaran los conflictos necesarios para su arraigo y expansión. He aquí pues una contradicción vital básica, que puede conducir a la desintegración de la pareja.

   Un ejemplo de sexualidad típica es la del Caballero de la Mancha. D. Quijote es su rama real y la Bella Dulcinea es su rama virtual. Mantiene el Caballero un diálogo constante masculino-femenino, hasta el punto de que D. Quijote se encomienda siempre a la Bella Dulcinea en su pensamiento. Sabe además muy bien, que aquélla ésta en el Universo de las Ideas y que es distinta de la aldeana Dulcinea del Toboso, que está en los Universos Mental y Objetal.

   Las vibraciones esenciales tienen que manifestarse puramente para expresar la verdad contenida en ellas, aunque para esto tienen que desaparecer los personajes, lo que es una contradición fundamental. Es necesaria, por tanto, la purificación mutua de la pareja para vivir felizmente y facilitar así la procreación. Escuchemos el siguiente diálogo, que nos muestra el ideal de pareja purificada:

           Diálogo Venus-Marte

           En ella sonreía: ¿quién eres?

           Él se miraba: ¡yo soy!

           Y dijo él: ¿quién eres tú?

           En ella calló: ¡yo-soy-tú!

           Y soñaron:

           Soy en ti sin mí.

           El silencio se acurrucó en el aire,

           cuando otra voz repetía:

           Sí, y, siempre;

           yo-el-eco.

La noción de pureza

   Si se quiere emerger al nivel de conciencia de la Dimensión Cósmica, la depuración alcanza a todo lo que pensamos y a todo lo que hacemos; incluso a lo más cotidiano, como lo siguiente: 1) El papel que se tira al suelo; 2) La limpieza de la casa; 3) Los alimentos que se desperdician; 4) Los espectáculos culturales que se ven; 5) El cuidado del cuerpo y de la alimentación; 6) Las palabras inútiles, pero también las que no se dicen; 7) Las posturas corporales; 8) Las clases a las que no se asisten o las que no se escuchan; 9) El tiempo que se pierde y que se recupera en el coche con riesgo de la vida; 10) El pensamiento que se desecha; etc.

   En la actualidad está depreciado el estado de virginidad en la mujer occidental. La asimilación de dicha realidad existencial no tiene que arrastrar consigo el que se olvide o deprecie aquélla en sí misma, pues la creatividad esencial del Caos actúa sobre una virginidad original. Es necesario mantener el ideal de pureza en el pensamiento y en el comportamiento.

La espiritualidad engañosa

   Es el yo, el que ha llevado al homínido a la decadencia espiritual y lo que busca es solo que lo saquen de ella, pero sin cambiar la sustancia de su pensamiento, que le permite ser como él lo cree, ya que es lo que realmente quiere conservar y expandir.

   El yo entonces se transforma en super-yo con la experiencia pseudoespiritual y se siente yo así superior a lo que creía ser inicialmente. Todo se hace entonces más sutil, pero cada vez se está más lejos de la identidad real, que es el yo que es.

   Cuando el discípulo termina su iniciación, su maestro le dice: “Eso es Brahman y eso eres tú”. Ahora bien, cuando esto se escucha como es habitual en Occidente, el yo del homínido cree que es su yo el que puede llegar a ser Brahman. Realmente “eso” y “” son el Atman o ser individual o yo. La espiritualidad es un ideal profundo, pero al que no tiene acceso el yo que se cree ser.

   5.1.2. La Dimensión Social

La comunicación y el aprendizaje

   La comunicación (3) se verifica (4) mediante lenguas sonoras (3,4). Éstas no transmiten lo esencial y están dividiendo, por su variedad y arraigo, a la Humanidad. Crearemos en la CS una lengua común para todos, que provendrá del AP. Como éste se fundamenta en el número π y en las vibraciones esenciales del Universo, la lengua tendrá fundamento numérico y será cósmica.

   El aprendizaje (3) se verifica (4): en la familia, desde el entorno y en la escuela. El aprendizaje vital (3,1,2) recibe atención especial en la CS. ¡Hay que vivir y pensar desde la vida original (1,2)!

   Los medios de comunicación (3,4) expresan con fidelidad (14 = 3 + 11) los ideales (1) y las ideas (2) de la CS. La información (3) transmitida (4) es fuente de conocimiento (10) para la evolución (11) a la comunión (17) de la Dimensión Cósmica. La comunicación y el aprendizaje esenciales tienen como ideal la orientación del hombre a su apertura a la Dimensión Cósmica.

La creación del conocimiento

   Es en la misma creación del conocimiento donde se introducen las larvas que crecerán posteriormente contaminando la aplicación del conocimiento inicialmente elaborado. Hay que preguntarse en qué creen los científicos y los técnicos y qué es lo que fundamenta sus investigaciones. No se puede contestar que es la sociedad, porque sabemos que está contaminada. Los resultados se pueden ver en el Cuadro 25. El ideal del conocimiento es el conocimiento en sí mismo.

undefined
Cuadro 25. La contaminación cósmica y el pensamiento universitario.

La misma vida como Religión

   Religión (10), como pura Intuición Dios, se enlaza (3) con la Dimensión Personal al recaer sobre 3 = 10 - 7, dando lugar a que sea necesaria su enseñanza (3,4) en la educación personal de la CS. Se mantiene así religado el hombre al principio generador y transformador de la vida manifiesto desde (10), al que se le llama actualmente Dios.

   En la CS no se mantiene a Dios con carácter personalizado, ya que personalizar a Dios es un producto mental desviado propio del yo. Este yo es una limitación de yo, al que concibe sin límites llamándole Dios. Le adjudica entonces múltiples cualidades que él no puede alcanzar debido a su propia ignorancia y limitación.

   Los humanos de la CS manifiestan con su vida a lo que ahora se llama Dios; no son necesarias las religiones organizadas. El ideal de la enseñanza religiosa es orientar al alumno a Intuición Dios como referencia, para evolucionar más allá de lo que se tiene por conocido.

La actividad política

   La actividad política tendría que contribuir a que disminuyera y a que se purificara la Mente Colectiva, pero lo que efectivamente hace es contaminarla aún más con sus propagandas continuas de lo que es bueno y de lo que es malo.

   Resultan ya inquietantes las innumerables etiquetas del bien y del mal que introduce aquella actividad en la Mente Colectiva y en el sentimiento popular. En el Cuadro 26 se expresa que la Partitocracia tiene que ser sustituida por la Cosmosociedad. El ideal de democracia se vive en la CS.

undefined
Cuadro 26. La Partitocracia tiene que ser sustituida por la Cosmosociedad.

La verdadera ayuda a los inmigrantes

   Hay que ayudar en la SC a los inmigrantes en sus propios países y con acogida selectiva a los que quieran emigrar. A estos hay que formarles y devolverlos periódicamente a sus países de origen, pero dotándoles de asistencia financiera para que puedan impulsar el desarrollo de su patria original. Quedan así enlazados a los países que les ayudaron para la búsqueda en común de la CS. La inmigración tiene de horizonte ideal una Tierra sin Fronteras.

   5.1.3. La Dimensión Cósmica

La Paz Mundial

   Queremos paz sin guerra victoriosa para alcanzarla. Cuando un país busca “su paz”, que es la opuesta a la deseada por la población del país enemigo, lo que encuentra es la guerra. Si las dos versiones de la paz se oponen, es cuando los guerreros se enfrentan. Estos no son los responsables de que los países hagan la guerra, sino el sentimiento de paz de sus países.

   Se necesita la Paz Mundial para que la Tierra fertilice el espacio sideral, que es a lo que humanamente estamos llamados como especie; ésta y la ayuda frente a las grandes catástrofes serán las futuras misiones del guerrero. Expresamos el sentimiento cósmico de Paz en el Cuadro 27 a través de Venus. Para vivir el ideal de Paz, tienen que desaparecer los sentimientos propios de paz de todas las naciones.

undefined
Cuadro 27. Como no se entiende la Paz, se hace la Guerra.

El Bien Cósmico

   Es manifestación del Bien Cósmico todo aquello que saque a la vida hominizada de su letargo y la impulse “más allá de” lo conocido generalmente en la Tierra. El Bien Cósmico es lo que la Humanidad intuye como fuente de vida “más allá de” lo terrestre, aunque las religiones lo deifiquen llamándole: Dios, Yahvé-dios, Brahman, etc.

   Puede ocurrir entonces, que algo tenido como un sentimiento socialmente bueno, sea en realidad Mal Cósmico, porque aleja del Bien Cósmico o al revés. El Bien y el Mal, como ahora los conocemos, desaparecen al apuntar la Humanidad al ideal de Bien Cósmico.

La Consumación del Liberalismo, del Comunismo y del Nazismo

   Aquellas ideologías son encarnaciones desviadas de los pensamientos alfabéticos de la Dimensión Cósmica: el Liberalismo francés (19,20) de la Inteligencia Cósmica; el Comunismo soviético (17,18) del Amor Cósmico; el Nazismo alemán y austríaco y el Fascismo italiano (15,16) de la Energía Cósmica. Expresamos aquellos pensamientos alfabéticos en el Cuadro 28.

undefined
Cuadro 28. Imagen de la Dimensión Cósmica: Volcán (15,16), Océano (17,18) y Cielo (20,21). (Isla del Hierro en Canarias).

   Hay que esparcir al aire las cenizas de aquellas ideologías para que no se puedan reproducir, pues de la liberación purificada de su Energía-Amor-Inteligencia se tiene que nutrir la Cosmosociedad. No hay que conservar sus cenizas, sino esparcirlas para que no haya ave fénix. Para que surja el ideal cósmico hay que tomar conciencia de su usurpación por el Liberalismo, el Comunismo y el Nacionalsocialismo.

El proyecto Europa

   Europa tiene que fundamentarse en la unión integrada siguiente: la Energía Cósmica de Alemania y de Austria, el Amor Cósmico de Rusia y la Inteligencia Cósmica de Francia. El camino que tiene que recorrer la pretendida Europa no es el que le está trazando la Unión Europea, pues no conduce a la necesaria evolución cósmica.

   Hay que recorrer el nuevo camino en comunión (17) y desprendiéndose (18) de creer ser alemanes, austríacos, rusos y franceses. Los Estados correspondientes tienen que sublimarse y desaparecer para que se generen las instituciones de la Cosmosociedad.

   Después de constituirse todos en Cosmosociedad, como se dice en el libro, se irán adhiriendo el resto de países europeos. Éste es el camino a seguir y no el que está recorriendo la Unión Europea. Se llega a Europa, como ideal, partiendo inicialmente de Alemania, Austria, Rusia y Francia.

   5.1.4. La Dimensión Absoluta

   En el Cuadro 29 se recoge un ideal de la Dimensión Absoluta expresada por el símbolo de Perséfone, que tesela el suelo de la Capilla Sixtina en el Vaticano. Representa una prueba a los cardenales cuando están eligiendo Papa. Al bajar estos al suelo la mirada para concentrar la humildad se encuentran con la Dimensión Absoluta. Si en ellos anida la verdad, ésta será absoluta; pero si lo hace el engaño, éste será absoluto.

undefined
Cuadro 29. La Dimensión Absoluta representada en el suelo de la Capilla Sixtina.

5.2. Ideas Generales

   Ahora nos vamos a fijar en las ideas generales que nos llevan a la sociedad, no renovada ni distinta ni diferente, sino nueva y desconocida, que llamamos Cosmosociedad. Está en nosotros y tiene que hacer eclosión para que la vida humana no se extinga y alcance el fluir cósmico, que envuelve a la Tierra, porque somos Tierra-Cosmos. En el Cuadro 30 se observa al arquetipo humano Hércules de niño hijo del dios Júpiter y de la terrestre Alcmena.

undefined
Cuadro 30. El héroe Hércules como Tierra-Cosmos.

   5.2.1. La búsqueda de la libertad original

Libertad y Revolución

   Los revolucionarios falsos no son auténticos liberadores, porque son reactivos de lo que ya existe, pero no creativos, que es lo que se necesita. Empatizan la necesidad profunda del homínido de liberarse de sus personajes para que alumbre el yo que es.

   Aquélla tergiversación no lo entiende el yo que creemos ser y se apropia indebidamente del falso mensaje liberador, desviándose así de su verdadera liberación, que es la de desprenderse de los encadenamientos que ha ido generando el yo.

   Cae así su existencia en una enorme desviación, por la que incluso está dispuesto a morir. ¡Hacen realmente mucho mal los revolucionarios falsos! En el Cuadro 31 se expresan las ideas transgresoras que conducen a la la verdadera libertad de la Cosmosociedad.

undefined
Cuadro 31. La verdadera libertad transgresora de la Cosmosociedad.

El poder de las Masas

   Hemos dicho que nos encontramos en la 5ª Etapa Histórica de la Humanidad conocida como la “Sociedad de Alto Consumo en Masa”. Las Masas son las que dominan el devenir de la Tierra, a pesar del control que ejercen sobre ellas los grupos plutocráticos. Están constituidas por todos aquellos que ni sienten, ni piensan ni aman “más allá de” la información alienante que reciben. Solo quieren tierra y solo tierra.

   Una cosa es la necesaria integración social y algo bien distinto es la constitución de la Masa Social y aún más cuando ésta es primitivamente violenta y desordenada. Dejan de ser entonces potencialmente individuos los homínidos que forman parte de la Masa. Las masas han hecho casi todas las revoluciones hasta ahora, las cuales han fracasado. Las ideas auténticamente revolucionarias las expresan los Humanos que Sienten, Piensan y Aman, cuya revolución está por hacer.

   5.2.2. Las ideas qe conducen de la Sociedad de Consumo a la Cosmosociedad

El tránsito de la Sociedad de Consumo a la Cosmosociedad

   Reflejamos las ideas que hay que mantener para generar el tránsito de la SC a la CS, como se ve en los Cuadros siguientes:

undefined
Cuadro 32. Tránsito de la Dimensión Personal a la CS.

undefined
Cuadro 33. Tránsito de la Dimensión Social a la CS.

undefined
Cuadro 34. Tránsito de la Dimensión Cósmica a la CS.

   5.2.3. La organización social y política de la Cosmosociedad

La consumación de la SC para que nazca la CS

    El retorno al origen del tiempo, cuando aún solo “existía” el Caos Original, es la vía purificadora preconizada por las diversas culturas. En dicha purificación (14 = 21 - 7) es necesaria la absoluta destrucción de la sociedad existente, para que pueda construirse otra nueva.

   No se puede decir sí a la SC y sí a la CS. Las ideas que mantendrán la sociedad nueva brotan de la destrucción de las existentes en la sociedad caduca que hay que abandonar, como hace el ave fénix.

Hitos en el tránsito hacia la CS

   LAS IDEAS que digamos seguidamente en el orden político se encuentra representado en el Cuadro 35:

undefined
Cuadro 35. Organización política de la Cosmosociedad.

▼ Los políticos partitocráticos tienen que abandonar su poder, sin comprometer a la Policía y al Ejército promoviendo el tránsito a la CS.

▼ Los bancos no acceden a los mercados de acciones, pues esta figura crediticia externa no existe en su constitución.

▼ Los Bancos Comerciales siguen siendo custodios del dinero que depositan sus clientes. Los que de estos son prestamistas de depósitos primarios en cuentas corrientes a la vista y a plazo, son en realidad los genuinos propietarios de los bancos. En función ponderada de estos se constituye la Asamblea General y la Junta de Gobierno.

Los bancos son intermediarios financieros de las relaciones entre sus clientes prestamistas y sus clientes prestatarios. Se promoverá la existencia de medios de pago, que sean sustitutos del dinero legal y del bancario. Los gravámenes a los bancos serán moderados para estimular la apertura de cuentas corrientes y la obtención de beneficios.

Las empresas que coticen en Bolsa tienen que informar del valor real de la acción, obtenido a partir de su patrimonio efectivo sometido a un riguroso control por la CS. Tendrán altos gravámenes los beneficios especulativos obtenidos en la Bolsa.

¡Se le ponen frenos también a la especulación de los bancos, pero sin maniatar su función!

▲ Hay que crear el sistema de Meritocracia (etimológicamente: gobierno por personas de ganado mérito). Los meritócratas tienen que ser actualmente personas independientes que utilizan con libertad su inteligencia y que poseen sentimiento social de solidaridad. ¡Cuántos más sean mejor!
▲ La elección y la revocabilidad de los meritócratas la realizan Jurados Populares. Tienen que ser aquéllos la clase media de personas ejemplares, cuya vida expresa genuinamente los ideales y las creencias de la sociedad. Su cualidad genuina es la humildad natural, no fingida.
▲ En la ASAMBLEA COSMOSOCIAL se fraguan aquellos ideales y creencias, que plasma en proyectos de ley. Está formada por meritócratas elegidos democráticamente por ellos mismos. Representa el máximo poder de la Cosmosociedad y su Presidente y sus Vicepresidentes son elegidos mediante sufragio universal ponderado, libre e independiente, en el que participan todos los miembros acreditados de la CS.

▲ En el seno de la Asamblea Cosmosocial hay comisiones de distinta naturaleza. Las más peculiares son las que regentan al Estado a través de sus distintos Departamentos Ministeriales. Estos son diferentes de los Ministerios actuales.

▲ Todas las Comisiones Departamentales mantienen un Meritócrata Delegado, del que depende el Director Técnico Departamental, que es una nueva figura de la CS. Este último también pertenece a la Meritocracia y es propuesto dentro de una terna por la comisión. Es elegido mediante voto libre, independiente y ponderado de todos los burócratas del Departamento Ministerial. De estos dependen funcional y administrativamente las Direcciones Territoriales.

En cada territorio existe una organización política mediante Consejos Territoriales, cuyos miembros son meritócratas elegidos en sus territorios de forma análoga a los de la Asamblea Cosmosocial. En ésta se aprueban los proyectos y leyes emanadas de los Consejos Territoriales, que son ejecutados por las Direcciones Territoriales del Estado Global.

▲ Todas las funciones de las investigaciones y de las técnicas están integradas en la CS. Para ello existen comisiones nacionales-territoriales unificadas en una Dirección Técnica Estatal.

▲ Los Departamentos Ministeriales se corresponden con los contenidos de los pensamientos alfabéticos. Todo el personal técnico y administrativo de la organización del Estado Global está también integrado funcionalmente.

La coordinación departamental se lleva en la Asamblea Cosmosocial por las comisiones departamentales respectivas con su Presidente y su Meritócrata Delegado.

Los temas de carácter suprasocial (15-21) están sobre el Estado (1-14) y son llevados por comisiones de naturaleza cosmosocial, con estas competencias: Exploración Espacial, Relaciones Exteriores, Informática, Organismos Internacionales, Biogenética, Centros de Inteligencia, etc.

▲ El Estado Cosmosocial se ocupa de las necesidades personales, sociales y cósmicas humanas.

Tiene supremacía sobre aquél:

El Consejo Revolucionario de los humanos que sienten, piensan y aman.

▲La Maternidad y la Infancia tienen prioridad sobre cualquier otra necesidad.

▲La Pobreza como Oficio no existe en la Cosmsociedad.

   Todas las ideas anteriores mantienen el tránsito de la SC a la CS.

   5.2.4. El advenimiento del femenino-cósmico

   Las diferentes ideas de femenino, manifestadas por la mujer, expresaran en la CS al ideal de Femenino-Cósmico manifiesto en el Cuadro 36.

undefined
Cuadro 36. El advenimiento del Femenino-Cósmico.

 

           NOVIA Y NOVIO SIDERALES

           En uno de los Principios, la Masa existía sola,

           muy sola, sin la Energía.

           En su mar de esfera flotaba,

           y el viento, si así se llamaba,

           a la Masa acompasaba

           en un compás tranquilo, tan sin olas,

           que el futuro presente parecía.

           Dentro de la Masa, en cada sitio,

           batía sus alas la melancolía.

           Los antiguos recuerdos quedaban

           como tallos de junco, en el río.

           ¡La Energía viva otra vez la fecundaría!

           Y otra vez se posó el Momento;

           con él, tu momento y el mío.

           La Masa abrió sus bocas, por necesidad,

           y por los canales abiertos

           corrió, como loca, la Energía,

           llenando, con ansiedad.

           Desde fuera y desde dentro aguardaban

           desde su siempre otro primer día.

           Novio y novia estallaron en materia viva

           y hubo cielo, planetas, soles y estrellas.

           El tiempo era blanco y redondo

           en aquellas bodas de alegría.

           Viajaron tan lejos, llegaron tan hondo,

           que olvidaron que era ya el octavo día.

           Allí estaban los espacios curvos,

           escudos que rechazan la Energía.

           Hasta el Tiempo se hizo cóncavo, y

           la dimensión ya no era positiva.

           Poco a poco regresaba a su mundo,

           inexorable, por gravedad, la Energía.

           La Materia suspendida, recordaba

           su pasado de Masa,

           esa otra existencia, tan tranquila.

           Y apareció el vértigo, la angustia.

           La Materia gira loca y regresa.

           Quiere ser como antes, Masa,

           cuando se le haya huido la Energía.

 

PARA LA EVOLUCIÓN DE LA ESPECIE HUMANA SE NECESITA LA REVOLUCIÓN COSMOSOCIAL DEL “HOMO SAPIENS” ACTUAL.

 

BIBLIOGRAFÍA

   Como el artículo que se presenta aquí es original, no es posible ofrecer una bibliografía específica del mismo. Lo que se hace entonces a continuación es señalar los libros más significativos, que han facilitado la búsqueda y el encuentro de los 22 pensamientos alfabéticos.

BAKULIN, P. L. y otros. (1987). Curso de Astronomía General. Ed. Mir.

BLAY, A. (1973). Hatha-Yoga. Ed. Iberia, S.A.

BRIGGS, J y DAVID PEAT, F. (1999). Las 7 leyes del Caos. Ed. Grijalbo.

CAMBRIDGE UNIVERSITY PRESS. (1.980). Man´s place in evolution. Ed. Balding & Manseld Lted.

CAPRA, F. (1987). El Tao de la Física. Ed. Luís Cárcamo.

CARLSON, NEIL. R. (2.002). Fisiología de la conducta. Ed. Ariel Neurociencia.

CERVANTES, M. (1980). El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha. Ed. Afanías, Espasa Calpe, S.A.

CORVAJA, MIRELLA. (1.989). Las profecías de Nostradamus. Ed. De Vecchi, S. A.

CIRLOT, V. (traducción). (1985). Perlesvaus o el alto Libro del Grial. Ed. Siruela.

DAVIES, P. (1992). La mente de Dios. Ed. Mc. Graw-Hill.

ESPASA CALPE, S.A. (1972). Diccionario Enciclopédico Abreviado. Tomos 1 a 8 y Apéndice. Ed. Espasa Calpe, S.A.

ELIADE, M. (1.983). Mito y Realidad. Ed. Labor, S.A.

GALBRAITH, J. K. (1980). El Nuevo Estado Industrial. Ed. Ariel, S.A.

GENDLIN, E. T. (1984). Focusing. Ed. Mensajero.

GETTIS, W. E. (1999). Física clásica y moderna. Ed. Mc. Graw-Hill.

GRIMAL, P. (1982). Diccionario de Mitología griega y romana. Ed. Paidos.

HOMERO. (traducción). (1.960). La odisea. Ed. Espasa Calpe, S.A.

HAWKING, S. W. (1.988). La historia del tiempo. Ed. Crítica.

HUBBEL, D.H. y otros (1.983). El cerebro. Ed. Editorial Labor, S. A.

JUNG, C. G. (1.981). Arquetipos e inconsciente colectivo. Ed. Paidos.

KADNER, U. (1.988). ¿Quién es quién en el firmamento? Ed. Planetarium de Madrid.

KAZANTZAKIS, N. (1.956). El pobre de Asís.

KLEIN, J. (1980). La alegría sin objeto. Ed. Luís Cárcamo.

KLEIN, J. (1.988). La sencillez del ser. Ediciones Obelisco.

LERSCH, PH. (1968). La estructura de la personalidad. Ed. Scientia.

LIDÓN CAMPILLO, J. J. (1.998). Conceptos Básicos de Economía. Ed. Universidad Politécnica de Valencia (UPV).

LIDÓN CAMPILLO, J. J. (1.994). Microeconomía. Ed. UPV.

LIDÓN CAMPILLO, J. J. (1.997). Macroeconomía. Ed. UPV.

LIDÓN CAMPILLO, J. J. (1.999). Economía de la Construcción. Ed. UPV.

LIDÓN CAMPILLO, J. J. (1.994). “Homo sapiens y Búsqueda del Grial. Ed. Autor.

LIDÓN CAMPILLO, J. J. (2.002). La revolución de los hombres que piensan. Ed. UPV.

LIDÓN CAMPILLO, J. J. (2.005). Caos Humano y Alfabeto del Pensamiento. Salvar la Tierra. Ed. UPV.

MAHOMA. (2002). El Corán. Ed. Óptimo.

MOODY, Jr. R. (1990). Vida después de la vida. Ed. Edaf.

N. LORENZ EDWARD. (2000). La esencia del caos. Ed. Debate, S.A.

NACAR F. y otros. (1959). Sagrada Biblia. Ed. Autores Cristianos.

NIETZSCHE, F. (1979). Así hablaba Zarathustra. Ed. Edaf.

ORTEGA Y GASSET, J. (1967). La rebelión de las masas. Ed. Espasa-Calpe, S.A.

PENROSE, R. (1991). La nueva mente del emperador. Ed. Biblioteca Mondadori Ciencia.

QUEVEDO, O. G. (1971). El rostro oculto de la mente. Ed. Sal-Terrae.

ROSTOW, W. W. (1.967). La Economía del Despegue. Ed. Alianza Editorial, S. A. Madrid.

RUDHYAR. D. (1975). The Sun is also a star. Ed. Aurora Press.

SÉNECA, L. A. ( IV a.de.c). Tratados filosóficos. Ed. Edaf.

SPEER, A. (1.973). Memorias. Plaza & Janés, S.A.

S. KUHN, TH. (1982). La estructura de las revoluciones científicas. Ed. F.C.F.

SRI SANCHARAKARYA (traducción). (1980). La joya suprema del discernimiento. Ed. Costa Amic Editores S. A.

T. GENDLING, EUGENE, PH.D. (1.983). Proceso y técnica del enfoque corporal. Ediciones Mensajero.

TEILHARD DE CHARDIN, P. (1967). La energía humana. Ed. Taurus Ediciones, S.A.

TEILHARD DE CHARDIN, P. (1.968). Ciencia y Cristo. Ed. Taurus Ediciones, S.A.

R. ZIMNIK. (1.974). Los Tambores. Ed. Lumen.

  

• AGRADECIMIENTO a mi única hermana Manuela Luz Lidón Campillo, que ayuda con esmero e ilusión a revisar todos mis escritos para facilitar su lectura.